El Instituto Nacional de las Personas Adultas Mayores (Inapam) llegó a un acuerdo con la trasnacional Walmart para permitir el regreso de empacadores y empacadoras de la tercera edad. Sin embargo, no será de inmediato ni total, pues “queda sujeto a la disposición, capacidad y necesidades de cada tienda de autoservicio” y a que la entidad federativa en la que se encuentren haya avanzado a color verde en el semáforo epidemiológico por la covid-19.

Mediante un comunicado, la dependencia dio a conocer que firmó un convenio de colaboración con Walmart de México y Centroamérica “para la reincorporación de las y los empacadores voluntarios”. En marzo de 2020, con el inicio del confinamiento por la pandemia de Covid-19, miles de estas personas dejaron de trabajar por ser una de las poblaciones vulnerables.

El fin de semana, la multinacional estadounidense había adelantado esta información que hoy confirmó el Inapam. El convenio fue firmado el 15 de julio y establece como requisito para quienes se deseen reintegrarse contar con el esquema completo de vacunación contra la covid-19.

El otro requerimiento para que Walmart Supercenter, Walmart Express, Bodega Aurrera, Mi Bodega Aurrera y Superama les permitan regresar es que el semáforo epidemiológico de la entidad en la que se encuentren las sucursales deberá estar en color verde. Si cambia a amarillo, naranja o rojo, volverán a sus casas nuevamente.

Sólo podrá haber una persona por caja de cobro. Y “los clientes podrán decidir si empacar ellos mismos sus compras, o pedir el apoyo de un empacador voluntario”, señala el comunicado del instituto.

También informa que será la empresa quien determine “el número de empacadoras y empacadores voluntarios, así como los horarios habilitados para su colaboración en cada tienda”.

Según el Inapam, la intervención de la Presidencia de la República logró este acuerdo, así como “la disposición de Walmart de México y Centroamérica”.

Trabajo, pero sin vínculo laboral

Desde abril de este 2021, el Inapam indicó que quienes ya contaran con el cuadro completo de vacunación podían volver a laborar en esas tiendas. De manera gradual algunas de ellas, como Chedraui, Soriana y Comercial Mexicana, comenzaron a recibirles nuevamente, pero Walmart se había negado.

A nivel nacional, en las tiendas de Walmart en México había más de 35,000 empacadoras y empacadores, según informó Fadlala Akabani, titular de la Secretaría de Desarrollo Económico de la Ciudad de México (Sedeco). En conferencia de prensa el pasado 15 de junio precisó que de ellas, 4,500 laboraban en la capital del país.

El Inapam tiene convenios de colaboración con diferentes empresas de las Asociación Nacional de Tiendas de Autoservicio y Departamentales (Antad) para la vinculación de personas de más de 60 años para empacar las compras de clientes a cambio de una propina.

Dichos convenios “tienen un objeto meramente social no lucrativo”, como lo reiteró el Inapam en su comunicado. Por lo que las personas afiliadas al instituto e inscritas en el Programa del Sistema Voluntario de Empacadores de Mercancía “no tienen relación laboral de ningún tipo” ni con las tiendas ni con la dependencia.

El que tenía firmado con Walmart había vencido en diciembre pasado y la empresa no había querido renovarlo. Tras varias marchas y manifestaciones de personas que necesitan volver a emplearse como empacadoras, la empresa accedió a permitirles el regreso.

En junio pasado, de los más de 4,500 exempacadores y exempacadoras de Walmart en la Ciudad de México, más de 2,500 manifestaron que querían volver, según Fadlala Akabani. Pero ante la negativa de la empresa, la Sedeco reubicó a 2,219 en otras tiendas pertenecientes a la Antad.

Las recomendaciones para el retorno

De las más de 9.1 millones de personas de más de 65 años en México, el 41.1% vivía en condiciones de pobreza multidimensional antes de la crisis por la pandemia, según el Consejo Nacional para la Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval). Su vulnerabilidad por ingresos es mayor al del resto de la población, señala el organismo.

En 2018, el 70% de esta población recibía una pensión por jubilación o por programas sociales. “Sin embargo, no fue suficiente” para erradicar la pobreza que padecen, apunta el Coneval. Por ello, millones de personas continúan trabajando. Y una buena parte, como empacadores y empacadoras.

En abril pasado el Inapam emitió una serie de recomendaciones para su regreso, por ejemplo, tomar en cuenta el semáforo de riesgo epidemiológico de cada entidad. No indicó que debería estar en verde, pero sí que debía ser un retorno gradual y ordenado. Otras de las sugerencias fueron...

Para los trabajadores, sólo podrán volver quienes:

  • Hayan completado el cuadro de vacunación contra la covid-19
  • Que no hayan presentado alguna enfermedad respiratoria en el último mes
  • Uso obligatorio de cubrebocas desde la salida de su domicilio, durante el tiempo que permanezcan en la tienda y de regreso a casa.

Las medidas de seguridad que deben tomar las empresas son:

  • Brindarles capacitación sobre las medidas preventivas implementadas en cada establecimiento
  • Indicarles que esas medidas se realizan en la tienda y al llegar a casa, como higiene de manos, estornudo de etiqueta y sana distancia
  • Establecer un filtro sanitario al ingresar a la tienda como se hace con el resto de personal: medir su temperatura, limpieza de calzado en tapete sanitizante y aplicar alcohol gel en las manos
  • Proporcionar espacios y materiales requeridos para la continua higiene de manos, cubreboca, guantes desechables, caretas o los establecidos por el corporativo
  • Llevar a cabo protocolos frecuentes de limpieza, desinfección y sana distancia en los espacios de la línea de cajas y lugares de descanso de las y los empacadores
  • Evitar aglomeraciones en horarios de espera de cajas, manteniendo la permanencia de una sola persona para el servicio y privilegiando la sana distancia
  • Flexibilidad para permisos de ausencia por enfermedad, alentando a quedarse en casa a quienes muestren síntomas relacionados con enfermedades respiratorias
  • Reducir al mínimo las situaciones en las que se concentren grupos de personas mayores.

El Inapam también le “sugiere” a las empresas proporcionar las facilidades a quienes prefieran esperar para reincorporarse “en el momento que lo decidan o cuando la tienda opere al cien por ciento”. Que no despida a quienes no tiene contratadas.