En México trabajan más de 2.3 millones de niños y adolescentes, la mayoría de ellos en actividades peligrosas para su edad.

Casi 40% de los niños no recibe un salario por su trabajo y 29% labora jornadas de más 36 horas a la semana. Las actividades agrícolas, ganaderas, la minería y la construcción son los sectores con más mano de obra infantil