La búsqueda de empleo no es sencilla, mucho menos en un mercado tan competido. En nuestro país, hay 4.5 millones de personas cazando una oportunidad laboral, de acuerdo con la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE). De esta manera, la “contienda” por un puesto de trabajo no da margen para equivocaciones en el proceso.

Hay diversos errores al momento de solicitar un empleo, pero entre los comunes se encuentran no tener claridad en los objetivos profesionales, no investigar a la empresa, compartir el mismo CV en todas las postulaciones o mentir durante el proceso.

Ángel Macías Dircio, director general de Cahum, afirma que una de las consecuencias de cometer estos errores es el “desperdicio de recursos, tanto en la parte monetaria, como en la humana”.

De acuerdo con la Guía para conseguir empleo 2021 de la consultora, hay cuatro errores comunes al momento de buscar un trabajo:

1. No tener un objetivo claro

Aunque puede ser algo obvio, un error frecuente es postular a vacantes que no se vinculan a tu perfil. “Es como disparar al aire”, afirma Macías Dircio. Y es que los reclutadores en varias ocasiones reciben más CV que no cubren los requisitos que postulaciones que sí se apegan a lo que busca la empresa.

2. El mismo CV en todas partes

En cada empresa un puesto con funciones similares puede tener un nombre distinto. Por ejemplo, en Recursos Humanos, una organización puede tener el cargo de Jefe de RH; otra, Coordinador de Capital Humano; una más lo llama Supervisor de Personal y alguna lo denomina como Encargado de Personas. En ese sentido, el CV no puede ser el mismo para todas las postulaciones, es necesario actualizarlo con base el titulo y el objetivo del puesto al que te estás postulando.

3. Desconocer la empresa a la que se postula

Uno de los tropiezos más recurrentes es cuando se avanza en el proceso de selección y en una entrevista el reclutador te pregunta qué conocimientos tienes sobre la empresa y te quedas callado. La recomendación es investigar la misión, la visión, los valores, la historia, los productos y servicios de la organización donde te estás postulando.

4. Mentir sobre tu perfil

Mentir sobre tu experiencia laboral, puede ser un motivo para que te descarten, incluso cuando logras librar varios filtros. Algunas empresas estudian a fondo a sus futuros colaboradores y tarde o temprano la mentira se puede descubrir.

Además de lo anterior, Ángel Macías aconseja a los buscadores de empleo, tener dos formatos de currículum, uno que sea a prueba del ojo de los reclutadores y otro a prueba de algoritmo.

“Hoy en día el mercado laboral está dividido en dos partes. Es probable que encuentren empresas que trabajan con algoritmos, también conocidos como ATS, diseñados para leer únicamente el texto. Eso significa que, si el candidato manda su CV en un formato visual y con mucho diseño, no pasará el filtro y se quedará estancado”, explica el director general de Cahum.

La búsqueda de empleo es un camino con muchos baches y es importante que los candidatos sepan librarlos para llegar a su destino, sobre todo en un trayecto donde cada vez hay más tránsito. En un año, 554,400 personas se sumaron a la búsqueda activa de una oportunidad de trabajo, según los resultados de la ENOE en el primer trimestre de 2021.

El peso del networking

De acuerdo con la Secretaría del Trabajo y Previsión Social, el 56% de las personas consigue empleo por redes informales; es decir, contactos personales, amigos o parientes. En tanto, sólo 25% obtiene un trabajo a través de aplicaciones, agencias o bolsas privadas.

El hecho de que la mayoría de las personas encuentre una oportunidad laboral a través de contactos, pone en evidencia la importancia del networking, de acuerdo con la guía de Cahum. La recomendación para los candidatos es avisar a familiares, amigos, excolegas de trabajo, excompañeros de universidad, exjefes y, en general, a todo el círculo cercano cuando se inicia la búsqueda de empleo.

“Si estás tratando de hacer networking con personas que no conoces, ya sea en LinkedIn o en grupos de redes sociales, no mandes un mensaje genérico con tus datos y CV, sería como vender en frío, y a nadie nos gusta que nos vendan, pero a todos nos gusta que nos quieran apoyar”, recomienda el especialista en reclutamiento y marca personal.

Ángel Macías destaca que una vez que termina la entrevista de trabajo, es importante hacer dos preguntas a los reclutadores: ¿Qué esperan del candidato que se quede en la vacante? y ¿Cuánto durará el proceso de reclutamiento y en qué consiste cada una de las etapas?

Es válido que los candidatos pregunten por la duración del proceso y las etapas, enfatiza el especialista, por respeto al tiempo personal. “Así nosotros también sabemos en qué momento vamos a invertir más recursos y en dónde de plano hay que descartar las oportunidades”, concluye.