“Si estás en esta llamada, eres parte del desafortunado grupo que está siendo despedido”. Con este mensaje, Vishal Garg, director ejecutivo de Better, empresa de préstamos hipotecarios en Estados Unidos, despidió a 900 trabajadores a través de Zoom. El video se viralizó en redes sociales y aunque es un caso que se presentó en otro país, pone en evidencia que las fiestas decembrinas no son un escudo contra el desempleo.

Llegar a diciembre sin trabajo o bien, perderlo durante el mes implica un panorama complicado y un golpe anímico fuerte, coinciden especialistas. Esto en buena medida debido a que el último mes del año se vincula con la convivencia con los compañeros de trabajo, pero también el deseo de contar con ingresos para solventar los gastos de las fiestas de fin de año.

“Las fechas decembrinas las relacionamos con paz y tranquilidad, así que no tener trabajo te puede llevar a un nivel de angustia mayor al que traías”, expone Alma Campos, consultora en recursos humanos y fundadora de la plataforma Mueve y Emprende.

De acuerdo con la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE) en México hay 4.4 millones de personas en una búsqueda activa de empleo. Aunque el 40% de la población desocupada logra insertarse en un puesto de trabajo en menos de un mes, para un 32% la oportunidad laboral puede demorar hasta tres meses.

“Empiezan a generarse una serie de emociones negativas como tristeza, frustración o desesperación. Por más que tu familia te anima, son momentos complicados porque te gustaría tener el dinero para el intercambio o la cena de navidad. Desafortunadamente llegar a esta época sin un empleo es algo que se vuelve demasiado complicado”, apunta Ángel Macías Dircio, director general de Cahum.

Desde la perspectiva de Alma Campos, la situación del desempleo en fin de año se torna aún más compleja debido al mito de que en el último mes del año no hay vacantes ni contrataciones.

“Tenemos como pensamiento de que en diciembre no se puede encontrar trabajo, pero realmente se abren muchas oportunidades, principalmente temporales en industrias con alta demanda de servicios, pero que pueden convertirse en posiciones fijas. Pero también muchas áreas de reclutamiento y headhunters buscamos candidatos en esta época porque las empresas quieren iniciar el año con las posiciones nuevas cubiertas”, afirma.

En ese sentido, la especialista le recomienda a las personas darle una oportunidad a los empleos temporales y visualizarlos como la puerta de entrada para mejores espacios y para contar con un ingreso. Al mismo tiempo, no pausar la búsqueda de trabajo por las fiestas decembrinas.

Es decir, pausar la búsqueda de empleo en diciembre es como no dejarle la carta a Santa Claus en el arbolito. “Si hay vacantes, pero las tienes que buscar porque no van a llegar solas. Tienes que estar en una constante búsqueda porque los especialistas de reclutamiento y los headhunters no encontramos talento porque la gente no busca”, señala Alma Campos.

El mito de que durante el fin de año no hay oportunidades de empleo genera una baja en las postulaciones que dificulta a las áreas de reclutamiento cubrir las vacantes. Paradójicamente esta temporada es en la que menos competencia se registra para un puesto de trabajo.

Por su parte Ángel Macías opina que las fiestas decembrinas también son una buena oportunidad para que las personas desarrollen nuevas competencias y, del mismo modo, definir con claridad sus objetivos profesionales.

“Es importante estar activo, trabajar con la marca personal, generar contenido y estar en la mira de los reclutadores porque no sabemos cuándo puede llegar esta oportunidad”, indica el especialista.

Posada versus desempleo

Con la intención de ofrecer un espacio de distracción y convivencia, pero también donde se pueda acceder a asesorías personalizadas, herramientas como simuladores de entrevistas y consejos de empleabilidad, diversos especialistas en temas de capital humano se unieron para crear la Posada vs el desempleo, una iniciativa dirigida a personas que no cuentan con trabajo.

Con este proyecto se busca que la población desempleada no se quede sin una celebración por el fin de año y para ello, se tendrá música en vivo, rifa de regalos y dinero en efectivo, juegos, sesiones de meditación, acceso a herramientas para mejorar la empleabilidad, oferta de vacantes y asesorías personalizadas para crear un CV de impacto.

“Las fiestas de fin de año es algo que a la gran mayoría nos encanta, celebrar con los compañeros de trabajo el cierre de año o tener la oportunidad de una rifa o una rica cena. Sin embargo, cuando estás sin empleo se pierde esta tradición y vemos los anuncios de los excolegas sobre la celebración que ellos tendrán y son cosas que van pegando en el estado anímico”, expone Macías Dircio, uno de los promotores del proyecto.

La Posada vs el desempleo es un espacio virtual y se realizará este 14 de diciembre a las 19:00 horas, el acceso gratuito y aunque el cupo es para máximo 1,000 personas, será transmitida a través de las redes sociales de algunos patrocinadores para que más personas accedan a los consejos de empleabilidad y actividades de entretenimiento.

Alma Campos opina que estos espacios gratuitos deben ser aprovechados por las personas en búsqueda activa de empleo porque pueden facilitar el acceso a una oportunidad de trabajo por la presencia de reclutadores.