El acuerdo entre Walmart de México y Centroamérica y la Confederación Revolucionaria de Obreros y Campesinos (CROC) pone fin al estallido de huelga programado el 20 de marzo en sus 132 unidades, “como también pone fin a los contratos de protección en Walmart”, afirmó el líder sindical Isaías González Cuevas.

La compañía informó en un comunicado de prensa que se “inicia nuevo régimen de contratación colectiva, a fin de mejorar la propuesta de valor de sus asociados, quienes tendrán la opción de elegir la organización sindical a la que deseen pertenecer”.

Además, el acuerdo, que hasta el cierre de la edición se encontraba en proceso de validación en las juntas locales de conciliación y arbitraje, establece que se otorgará un incremento salarial promedio de 5.5% anual, dependiendo de los diferentes formatos de negocio en las más de 2,400 tiendas del país, así como la entrega de un bono de productividad que estará sujeto a los resultados de la compañía.

En cuanto a las prestaciones, la cadena de tiendas de autoservicio de origen estadounidense otorgará 30 días de aguinaldo, administración de la caja de ahorro, seguro de vida, bono de productividad, dos días de permisos personales con goce de salario al año (cuando tengan una emergencia) y vales de despensa.

El líder sindical comentó a El Economista que “se acabaron los contratos de protección. Los trabajadores estuvieron de acuerdo en que debe haber un contrato que esté activo, vivo, y que participen en la revisión y en la ejecución del contrato colectivo. A partir de ahora habrá una sola revisión a nivel nacional y se reconoce al sindicato, a sus representantes y a sus delegados. Murieron los contratos de protección”.

Respeto a elecciones

Walmart destacó que “con las reformas propuestas a la Ley Federal del Trabajo, los asociados podrán elegir libremente si quieren ser representados por un sindicato y cubrir de manera directa las cuotas correspondientes”.

Y añadió que “para la compañía es fundamental reinvertir en la compensación de los asociados, por lo que continuaremos impulsando la propuesta de valor para los mismos, que venimos desarrollando desde hace unos años”.

Cabe señalar que la CROC, a través de su sindicato, la Asociación de Trabajadores del Comercio y Oficinas Particulares, presentó diversos emplazamientos a huelga por violaciones al contrato colectivo de trabajo, además de una demanda de incremento salarial de 16% y el pago de un bono de 4% sobre las ventas de la empresa.

No obstante, la CROC aceptó el incremento de 5.5%, muy similar al que se ha otorgado en promedio en el país en los primeros meses del año. Dicho acuerdo se establecerá con el resto de los sindicatos con los que tienen relaciones Walmart.

González Cuevas dijo que los trabajadores realizan la evaluación de la propuesta “y si los compañeros aceptan, para el lunes podremos estar firmando los acuerdos”.

Germán de la Garza de Vecchi, abogado laboral de la firma Mowat, comentó que es de vital importancia el respeto a la libertad sindical: “Es fundamental que los acuerdos lleguen a las juntas de conciliación locales, ya que de esa manera se tiene la garantía de no se activará el emplazamiento a huelga”.

El año pasado, Walmart de México y Centroamérica incrementó 7.5% sus ventas consolidadas a 612,187 millones de pesos, de los cuales 499,298 millones correspondieron a México y 112,889 millones a Centroamérica.

Agitación laboral ahuyenta inversiones

La agitación sindical a través de huelgas ilegales, como acontece en Matamoros y los intentos en Reynosa, Tamaulipas y en Ciudad Juárez, Chihuahua, podrían ahuyentar la inversión de empresas extranjeras y estadounidenses, afirmó Larry Rubin, representante del Partido Republicano en México.

“Se busca que México siga siendo atractivo; que empresas extranjeras y estadounidenses tengan relación como lo han hecho de manera positiva con los sindicatos en México; que ésta continúe así y evitemos situaciones como Matamoros o como se ha atentado en Reynosa y Juárez, porque este sí es uno de los factores que podrían ahuyentar a la inversión extranjera que piensa venir”, afirmó el también representante de la comunidad empresarial de EU en la Concamin.

Agregó que en uno de los temas importantes del empresario mexicano es tener paz sindical. Recordó que recientemente se anunció una inversión estadounidense con una bolsa de 4,800 millones de dólares para desarrollarse en el sur sureste de México, pero urge respetar la paz laboral como un imán de la Inversión Extranjera Directa.

Larry Rubin confió en que el T-MEC sea ratificado antes del primer semestre de este año, pues las discusiones comienzan la próxima semana en el Congreso de EU.

“No vemos que el T-MEC se tome para juego electoral” en EU, ante el arranque de las campañas políticas en EU para la Presidencia. (Con información de Lilia González)

[email protected]