La Comisión Nacional de Salarios Mínimos (CONASAMI) convocó a sus representantes -patrones, trabajadores y gobierno- a que se reunan el próximo jueves 29 de noviembre para instalar la sesión permanente para definir el incremento a los mínimos que habrán de aplicarse para 2019.

Si bien le corresponde a la actual administración, encabezada por el secretario de Trabajo y Previsión Social (STPS), Roberto Campa Cifrián iniciar los trabajos de la CONASAMI, será la nueva administración a cargo de Luisa Alcalde Luján que tendrá que concluirlos.

Los planteamientos que se han hecho hasta ahora implican un incremento de 15.4 por ciento para pasar de 88.36 pesos a 102 pesos por día, según ha declarado la próxima secretaria de Trabajo, Luisa Alcalde.

El último informe de la CONASAMI presentado al Consejo de Representantes refiere que en los 70 meses de la presente administración pública federal —del 1° de diciembre de 2012 al 30 de septiembre de 2018—, el salario mínimo general acumuló una recuperación del poder adquisitivo de 16.27 %, la más alta para un período similar en las últimas siete administraciones, es decir, en los últimos 42 años (cifras en términos reales con base al Índice Nacional de Precios de Consumo General).

Cabe señalar que el incremento a los salarios mínimos deberá aprobarse antes del 31 de diciembre, con el fin de que los patrones realicen el ajuste el primero de enero de 2019.

Por otra parte, se presentaron en el Congreso dos iniciativas que buscan una recuperación. En el mes de septiembre el Senado de la República urgió al gobierno Federal y a la Comisión Nacional de los Salarios Mínimos fijar un salario mínimo de 176.72 pesos a nivel nacional, a partir de enero de 2019.

En tanto, en la Cámara de Diputados, la fracción parlamentaria del PRI pidió en el mismo mes de septiembre triplicar el salario mínimo actual de 88.36 pesos para que quedara en 265 pesos el día 1 de enero de 2019. El incremento propuesto por el Partido de Acción Nacional fue mucho más modesto: de 88.36 a 100 pesos.