El rol de Recursos Humanos y las expectativas de estos departamentos se han transformado de manera drástica en los últimos años, o al menos las tendencias del mercado, las nuevas regulaciones y los desafíos que dejó la pandemia ameritan la evolución de estos departamentos.

A nivel global, más del 80% de los directores generales de las empresas considera que las áreas de capital humano han tenido un papel de liderazgo en medio de la pandemia, según el estudio El futuro de Recursos Humanos en la nueva realidad: Es hora de empezar a jugar a largo plazo, de KPMG. Esto confirma la importancia que tienen estos departamentos para el negocio, en especial en tiempos de crisis.

Sin embargo, en la alta dirección aún se percibe a Recursos Humanos como un administrador en lugar de un departamento que agrega valor a la organización. En esa misma línea, 8 de cada 10 directores generales opina que la función de los ejecutivos de talento debe reinventarse y transformarse por completo.

“Los datos también sugieren que Recursos Humanos tiene algunas brechas fundamentales que cerrar para ser considerado un verdadero socio estratégico”, se advierte en el estudio.

La transformación de los departamentos de gestión de talento es importante y puede definir en buena medida el rumbo del negocio. Algunas organizaciones ya iniciaron este proceso de evolución y sus ejemplos pueden ser de utilidad para las empresas que aún no inician con este proceso.

“Todavía hay un gran camino por recorrer y la adaptación será una constante, de modo que las historias de éxito de los líderes de Recursos Humanos pueden convertirse en una referencia para acelerar la transición”, afirma Olivia Segura, directora de Asesoría en Capital Humano y Gestión del Talento de KPMG México.

En el mundo, alrededor de 10% de las empresas tienen áreas de capital humano verdaderamente consolidadas como líderes de negocio, incluso desde antes de la pandemia, y comparten características similares, entre las que destacan:

  • La organización considera a Recursos Humanos como impulsor de valor y no como administrador
  • El área es vital para establecer una cultura adecuada en toda la empresa
  • Hacen suya la experiencia del colaborador
  • Analizan datos para definir y reclutar a los trabajadores
  • Confían en que la organización puede atraer, retener y desarrollar al mejor talento.

Las organizaciones líderes en gestión talento tienen un enfoque a largo plazo y no esperan a que surjan problemas para intervenir, por el contrario, están en una búsqueda constante de oportunidades para fortalecer a la organización y a su fuerza laboral.

“Entienden que su éxito depende de su capacidad para dar forma a la fuerza laboral del futuro, cultivar una cultura impulsada por un propósito y diseñar una experiencia del colaborador 'grado cliente', y están adoptando análisis y conocimiento basados en evidencia para lograr estos objetivos”, resalta KPMG en su estudio.

Estos enfoques, perspectivas y dinámicas de trabajo han permitido que estas empresas tengan mejores resultados en diversas áreas del negocio, además de niveles más altos de confianza y moral de su gente.

Lecciones para todos

Olivia Segura subraya que las empresas líderes en gestión de talento son aquéllas en las cuales Recursos Humanos prioriza la cultura organizacional como un motor de cambio, centran sus procesos en la experiencia del colaborador, adoptan nuevas tecnologías y forman equipos con nuevos perfiles.

La investigación de la firma muestra que las áreas de capital humano pueden generar mayor valor al invertir en tres elementos: cultura y experiencia del empleado, upskilling y análisis de datos.

La especialista detalla que las organizaciones líderes en Recursos Humanos han destacado en los siguientes campos durante la pandemia:

1. Cultura y liderazgo

Estas compañías no sólo han impulsado las nuevas formas de trabajo, también han atendido el agotamiento laboral y han aprovechado esta coyuntura para mejorar su marca empleadora, ofreciendo un propósito a su talento y renovando los estilos de liderazgos para hacerlos más empáticos y cercanos. En todo momento las empresas dejaron claro que lo más importante era el bienestar de su gente.

2. Experiencia del colaborador

Cada persona tiene expectativas y necesidades distintas, esto lo han comprendido bien las empresas donde las funciones de Recursos Humanos se han transformado. En estas organizaciones se actualizó la propuesta de valor al empleado con nuevos paquetes de compensación, programas de apoyo y herramientas adecuadas y suficientes para trabajar desde casa, mejorando la experiencia de las personas durante la pandemia.

3. Desarrollo de competencias

En un mundo con avances tecnológicos cada vez más rápidos, la capacitación en el uso de nuevas tecnologías, el desarrollo de competencias técnicas y blandas son indispensables para que el talento no se quede rezagado. La capacitación es una bandera de esta clase de compañías, donde se pueden encontrar cursos bajo demanda y hasta chatbots enfocados en el entrenamiento de las personas.

4. Nuevas tecnologías y perfiles

En las organizaciones líderes en gestión de capital humano el uso de tecnología y análisis de datos es vital para conocer mejor a la fuerza laboral, como sus intereses y necesidades. La adopción de tecnología puede ser un diferenciador, en la medida que se les dé un uso adecuado y se incorporen perfiles que permitan una interpretación de datos con enfoque humano.

Los desafíos no son sencillos, “pero para aquellos que logren tener éxito, los beneficios son claros”, resalta KPMG.

Las empresas que llevan la delantera en materia de recursos humanos han conseguido su transformación gracias a su “ambicioso enfoque” en el futuro del trabajo, adaptándose a panoramas inciertos y explotando el análisis de datos para responder a las futuras necesidades de las personas, concluye la firma.