La Cámara de Diputados analizará una reforma para crear una unidad técnica que se encargue de establecer los tabuladores y límites en las percepciones de los funcionarios de todos los organismos públicos y los tres Poderes de la Unión.

El proyecto fue presentado por la priista Dulce María Sauri, vicepresidenta de la Cámara de Diputados, y contempla cambios al artículo 127 de la Constitución para que los sueldos de los servidores públicos se fijen con base en las “responsabilidades acreditables por niveles jerárquicos en cada uno de los poderes de la Unión”.

La reforma contempla la creación de la Unidad Técnica de Percepciones de los Servidores Públicos, dependiente de la Auditoría Superior de la Federación (ASF), que se encargará de definir los tabuladores y en la que participarán representantes del gobierno federal, los poderes Legislativo y Judicial, y los órganos autónomos.

De aprobarse estos cambios, cada institución del Estado tendrá un límite de sueldo con base en las responsabilidades de su puesto de mayor rango y el referente en el límite de percepciones será el titular de cada poder u órgano público.

Por ejemplo, los servidores públicos del Instituto Nacional Electoral no podrán ganar más que el consejero presidente del organismo.

Los antecedentes

El 5 de noviembre se publicó en el Diario Oficial de la Federación la Ley Federal de Remuneraciones de los Servidores Públicos en la que se establece que ningún servidor público podrá ganar más que el Presidente de la República. Esta ley pretende garantizar la aplicación del artículo 127, reformado en 2009.

Sin embargo, la legislación para regular las remuneraciones no contempló toda la reforma del 127, afirma la diputada Dulce María Sauri en la iniciativa presentada en San Lázaro.

Si bien es cierto que en el artículo 127 constitucional se establece que ningún servidor público podrá recibir remuneración mayor a la establecida por el Presidente de la República, con la reforma de 2009 se añadió un párrafo, el cual indica que cualquier servidor público recibirá un sueldo adecuado e irrenunciable que deberá ser proporcional a sus responsabilidades.

La reforma constitucional de hace nueve años, también incluyó los artículos 75, 115 y 122, en los que se estableció que lo montos salariales se fijarían con base en tabuladores desglosados de las remuneraciones, lo que significa que cada institución tendrá un tabulador distinto.

Además, el artículo 127 contempla que el Poder Legislativo deberá expedir leyes para hacer efectivo el contenido del artículo. “Ello implica que el Congreso de la Unión debió expedir una ley que abarcara la aplicación total del artículo 127, iniciando – desde luego – por su primer párrafo, el cual establece el derecho a una remuneración adecuada y proporcional a las responsabilidades”, expresa la priista.

En su exposición de motivos, Dulce María Sauri asegura que en la ley de noviembre pasado se debió contemplar la metodología y la fundamentación técnica y jurídica para definir los tabuladores oficiales de la totalidad de cargos del gobierno federal, en relación con perfiles curriculares y responsabilidades.

La legisladora afirma que la ausencia de estas disposiciones ha provocado una afectación a las garantías de certeza y seguridad jurídica de los servidores públicos de todos los órdenes y niveles de gobierno, que no tienen forma de conocer la manera en la que sus salarios se ajustaron en el presupuesto de 2019.

El proyecto será analizado por la Comisión de Puntos Constitucionales en San Lázaro.