El programa piloto del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) para trabajadoras del hogar ha logrado afiliar nueve veces más personas que el anterior modelo de aseguramiento para ese sector. “Ha tenido mucho éxito, al mes de junio tenemos inscritas a 33,475 personas”, señala la directora de Incorporación y Recaudación del organismo, Norma Gabriela López Castañeda.

La máxima cobertura que alcanzó la modalidad 34, que operó durante varios años, fue de 3,800 empleadas, informa en entrevista. “Además, si contrastamos el salario promedio con el que actualmente están registradas, de 208.6 pesos, es superior en 48%” al que reportaba el otro esquema, “y 41% mayor respecto al salario mínimo” vigente de 141.7 pesos.

Otra diferencia es que la prueba piloto asegura también a la familia de la trabajadora. Así que otras 39,936 personas están siendo beneficiadas; de ellas, 24,759 son hijos e hijas, 9,287 son parejas y 5,890 son padres y madres.

El programa lleva dos años operando. En diciembre de 2018, la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) determinó que la ley del IMSS discriminaba a las trabajadoras del hogar, pues hasta ese momento quedaba a voluntad de las personas empleadoras inscribirlas al instituto o no.

Para abril de 2019 el organismo tuvo listo el programa piloto que la Corte le ordenó diseñar para reparar esa discriminación. Es una prueba apenas, pues las condiciones de trabajo que ellas viven, especialmente quienes laboran con diferentes personas, requiere de un modelo diferente al que fue creado para el resto de la gente asalariada.

La afiliación de estas trabajadoras aún no es obligatoria, hace falta que el Congreso apruebe la última modificación a la Ley del Seguro Social. Pero en el Senado de la República ya existe una iniciativa que recoge gran parte de lo observado en este programa, agrega la funcionaria.

Trabajadoras independientes, otra opción

En estos dos años, el instituto ha puesto en marcha dos fases. En la primera, el requisito para tener la cobertura completa durante un mes era ganar al menos 3,100 pesos mensuales. En esta segunda deben laborar al menos 20 días al mes y ganar un salario mínimo diario.

Trabajadoras y organizaciones en defensa de los derechos de esa población han manifestado su inquietud, debido a que muchas no completan ese periodo y, entonces, sólo tienen la cobertura los días que laboran.

Para esos casos el instituto ha abierto otra puerta, dice Norma Gabriela López, el programa de afiliación para personas trabajadoras independientes, el cual también es piloto.

“Puede ocurrir que haya personas que tengan como actividad esporádica el trabajo del hogar, que no sea su actividad principal o preponderante”, por ello no son consideradas empleadas del hogar. “No quedan excluidas, simplemente esa definición busca ser acorde a la legislación internacional y la nacional, a la Ley Federal del Trabajo (LFT)”.

“Que no sientan desánimo de no tener opción de seguridad social. Que se acerquen al instituto, vemos el caso concreto y puede ser que alguna no califique como tal, pero eso no quiere decir que quede excluida”, pues tiene la opción de afiliarse como trabajadora independiente, insiste la funcionaria federal.

Pero “si la trabajadora tiene varios patones y sólo uno la registra, y eso es lo que le esté generando el problema de no contar con el aseguramiento completo, lo puede denunciar y nosotros nos podemos acercar al patrón para explicarle cómo cumplir con esa obligación”. El número al que pueden llamar es el (800) 623-23-23, opción 0.

Otra forma de registro

El aseguramiento del mes completo que el IMSS les otorga por 20 días de trabajo “es un beneficio. No hay que verlo como, lamentablemente he escuchado, que no es suficiente. Al contrario, se les está considerando como grupo vulnerable y tan es así que se les extiende la cobertura al periodo completo no obstante solamente cumplan con 20 días”.

Y si no alcanzan ese número de días, todavía hay otra opción. Si trabaja digamos 15 días, dice, “pero con un salario de 350 pesos por día, llega a un importe de 5,250 pesos mensuales”, es decir, supera los 3,100 pesos mínimos requeridos al mes y “se puede optar por pagar el aseguramiento por el periodo completo a razón del ingreso total del mes. Esto está previsto en el esquema piloto”.

La persona empleadora “pone el ingreso total y en un proceso propio del instituto se hace el ajuste de cuánto corresponde al salario diario, el sistema lo ajusta”.

De acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), en México más de 2.4 millones de personas se dedican al trabajo del hogar. Las más de 33,000 afiliadas al programa piloto del IMSS representan el 1.3% del total. De ellas, el 92.5% (30,975) “tienen de 21 a 31 días cotizados. Por lo tanto, tienen la cobertura completa”, comenta la funcionaria.

Sostiene también que “la capacitación del personal (del IMSS) es permanente” para brindarles atención a estas trabajadoras. Además, los tramites son en línea y totalmente gratuitos.

“No siempre tenemos la mejor cara con los trabajadores y con los patrones, para eso hemos utilizado a la sociedad civil, hay muchas organizaciones con las cuales hemos trabajado e incluso se les ha financiado para trabajos de difusión y de asesorías”.

La visión del director general del IMSS, Zoé Robledo, apunta, “es abrir la seguridad social de forma ordenada a todas las personas que tengan una fuente de ingresos”. Por ello, si aquellas que se dedican al trabajo del hogar no se ajustan al programa piloto para ese sector, pueden optar por el de trabajo independiente.