La productividad laboral en el país, con base en horas trabajadas, ligó cinco trimestres con una disminución. Así, en el IV trimestre del 2018 cerró con una reducción de 1% en comparación anual, de acuerdo con cifras desestacionalizadas del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

El Índice de Productividad Laboral en las actividades secundarias se redujo 1.3%, mientras que en las actividades primarias se incrementó 2.4% y en las terciarias no presentó variación en su comparación trimestral.

Por sector de actividad, informó el Inegi, con series desestacionalizadas, durante el trimestre octubre-diciembre del año pasado la productividad laboral con base en horas trabajadas disminuyó en los establecimientos manufactureros 0.8% y es este mismo sector el que ya reporta casi cuatro años con disminuciones.

José Luis de la Cruz, del Instituto para el Desarrollo Industrial y el Crecimiento Económico, comentó que “una menor productividad laboral, sobre todo por el sector de manufactura obedece a que las empresas mantienen su planta laboral, a pesar de la contracción que se ve en algunas ramas de manufactura”.

Añadió que el efecto que se reporta “está más vinculado a la desaceleración de la economía a nivel global, evidentemente de continuar se tendrá la necesidad de hacer ajustes para elevar la productividad; sin embargo, va a depender qué tanto las condiciones de mercado permitan hacer esos ajustes de manera muy rápida”.

Por otra parte, el Inegi detalló que en las empresas de comercio al por mayor la productividad laboral se elevó 0.5%, en tanto que en las empresas minoristas retrocedió 2.4% y en las de servicios privados no financieros ,0.5% en el trimestre en cuestión; y en las empresas constructoras reportaron menos 0.6% frente al trimestre precedente.

Respecto al Costo Unitario de la Mano de Obra por hora trabajada en las empresas constructoras decreció -1.1%, mientras que en los establecimientos manufactureros subió 1.8% en el cuarto trimestre del 2018, con relación al trimestre anterior.

No obstante, De la Cruz comentó que en el país se vive un conflicto laboral que pone en evidencia la necesidad medir de manera adecuada la productividad laboral frente a una demanda salarial de los trabajadores que está por arriba de 16 por ciento.

“Lo que tendrán que hacer (sindicatos y patrones) es buscar un acuerdo para garantizar el entorno para que la economía pueda crecer y con ello que los índices de productividad puedan elevarse y pueda reflejarse con un aumento salarial y no se cause un efecto contrario”, detalló De la Cruz.

Respecto al Costo Unitario de la Mano de Obra en las empresas comerciales dedicadas al mayoreo, mostró una caída de 0.3%; en contraste, en las empresas de comercio al menudeo fue superior en 1.1% y en las de servicios privados no financieros en 0.2% en el periodo de referencia, con cifras ajustadas por estacionalidad.