El mercado laboral presenta un importante déficit de empleo y desigualdades de ingresos y de género, concluyeron este lunes las ministras y ministros del Trabajo de los países de Iberomérica al término de una cumbre celebrada en Madrid, España.

El motivo del encuentro fue debatir y encontrar posibles soluciones a los retos que trae el futuro del trabajo, cuyas consecuencias se viven ya en el presente. Los cambios son consecuencia de transformaciones tecnológicas, demográficas y medioambientales.

El futuro del trabajo no está escrito, resolvieron los funcionarios. Sin embargo, lo que suceda dependerá de las políticas que se implementen desde ahora para prevenir el aumento del desempleo y de las desigualdades.

Las nuevas condiciones laborales ofrecen oportunidades para crear otras formas de trabajo y empresas sostenibles. Pero también han desaparecido puestos de trabajo, problema que se añade a la carencia de empleos formales, la pobreza laboral y la polarización, reconocieron.

Por ello, reconocen, es necesario invertir en el trabajo decente, la creación de empresas sostenibles, la protección social y el diálogo con organizaciones sindicales y empresariales.

Para lograrlo, expresaron las autoridades laborales, habrá que crear políticas que aprovechen la economía digital y la economía verde para fomentar la innovación empresarial y crear empleos de calidad.

Es necesario asegurar "la trazabilidad del trabajo en los entornos digital e informal y contener la 'infra-cotización' que menoscaba la financiación de la protección social".

Las ministras y los ministros apuntaron que el empleo decente y los jóvenes son piezas clave del futuro del trabajo. También destacaron el papel crucial de las organizaciones empresariales y sindicales, así como del tripartismo.

La Declaración del Centenario

El futuro del trabajo no es un asunto de moda o de coyuntura. Cada vez se debate más sobre sus implicaciones en la actualidad y, por supuesto, para las siguientes generaciones. En 2017, la OIT creó una comisión expresa para analizar este tema.

La comisión global de alto nivel ha comenzado a emitir recomendaciones desde 2018. Durante el primer semestre de 2019, en el marco del centenario de la OIT, los estados miembros deberán organizar eventos para discutir el tema.

El punto culminante de la iniciativa “El futuro del trabajo” será la Conferencia Internacional del Trabajo 2019, con la posible adopción de una Declaración del Centenario.