Los mexicanos ya no están tan optimistas por la mejoría del empleo en el corto plazo. En julio se reportó la caída más drástica del año en el indicador de confianza de los consumidores respecto a la situación del mercado de trabajo en el país.

De acuerdo con los indicadores complementarios de la Encuesta Nacional sobre Confianza del Consumidor (ENCO), el optimismo de los mexicanos por el empleo descendió 2.9% en julio respecto al mes anterior, con lo que la medición retrocedió de 51.1 a 48.2 puntos.

De esta manera, la caída observada en este indicador que mide la percepción de los consumidores sobre el comportamiento del mercado de trabajo es la más marcada del 2021. La confianza en la mejoría del empleo se mantuvo en aumento desde febrero de 2021, salvo un ligero marginal observado en mayo.

Especialistas consideran que la pérdida de optimismo en el empleo es un reflejo de una desaceleración en la recuperación económica, un panorama que perciben los mexicanos.

“Hay un estancamiento, hay señales de divergencia con Estados Unidos. Por eso se observa así la confianza del consumidor”, apunta Gabriela Siller, directora de Análisis Económico y Financiero de Banco Base. Además, agrega, el riesgo de una tercera ola de contagios de covid-19 por la variante Delta genera mayor pesimismo respecto a la recuperación del empleo.

En esto coincide Iván Arias, director de Estudios Económicos de Citibanamex. Desde su punto de vista, el ritmo de la recuperación económica se está desacelerando. “Los efectos de la reapertura de las actividades desde ese primer gran impulso parece que se están atenuando y eso se refleja en lo que ven las personas al salir y buscar trabajo, y también en lo que perciben que pueda seguir mejorando”.

Aunque el mercado laboral mantiene la recuperación de empleos perdidos, hay indicadores en el Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE) que apuntan a una pérdida de confianza para la búsqueda de empleo.

Por ejemplo, en junio la población desocupada, es decir, quienes no tienen empleo, pero declaran estar en búsqueda de uno, aumentó en 25,175 personas. En tanto, la población que salió de la fuerza laboral hacia la inactividad aumentó en 501,653, casi el doble del crecimiento que registró la población ocupada.

Con una pérdida en el optimismo en el empleo, las noticias siguen sin ser buenas para la reactivación de la economía. “El consumo no sólo está relacionado con el ingreso, sino con las expectativas económicas. Si las personas tienen miedo, reducen su consumo por precaución y esto genera un círculo vicioso en el que hay un menor crecimiento en el consumo y, por lo tanto, menor ritmo de recuperación económica”, explica Gabriela Siller.

La debilidad que se observa aún en el mercado de trabajo en cuanto a personas desalentadas de buscar un empleo, señala Iván Arias, puede incidir en una disminución del consumo, el cual también estará afectado en la medida que las remesas pierdan fuerza debido a una desaceleración en la reactivación económica de Estados Unidos.

Lo que pudo ser...

Los especialistas coinciden en que la falta de medidas fiscales de apoyo a las actividades productivas es una de las causas en la pérdida de ritmo de la recuperación económica y, en ese sentido, de la confianza en el avance del mercado de trabajo.

“El gobierno ha destinado más gasto, pero no a la parte que no tiene un efecto multiplicador en la economía. Entonces, en lugar de ayudar al crecimiento económico, lo frena. Se siguen dando decisiones de política económica que afectan el entorno económico y la percepción a los siguientes meses”, expone la directora Análisis Económico y Financiero de Banco Base.

Frente a ese panorama, resalta Gabriela Siller, las personas pierden el optimismo por el empleo, pero también los empresarios son más cautelosos para contratar porque pierden confianza.

Iván Arias enfatiza que la falta de apoyos fiscales tanto a las empresas como a los hogares pudieron mitigar el impacto de la pandemia. “Aún hay espacio para otorgarlos, quizá de forma más focalizada y también se podría insistir en que haya políticas que alienten la inversión”, afirma el director de Estudios Económicos de Citibanamex.