Cambiar de empleo no es una decisión sencilla, menos en un contexto de recuperación económica como el actual y con un mercado laboral más presionado. Sin embargo, hay situaciones y momentos en los que es viable buscar una nueva oportunidad de trabajo.

De acuerdo con el Índice de Tendencia Laboral de Microsoft WorkLab, el 41% de la fuerza laboral en el mundo podría analizar la opción de cambiar de empleo en 2022 a medida que las economías se recuperen. Esta crisis de rotación que enfrentarían las empresas está ligada a diversos factores, como la búsqueda de mayor flexibilidad para conciliar la vida laboral y personal o cambios en los planes de carrera.

¿Cuál es el momento adecuado para buscar un nuevo empleo? La respuesta no es sencilla, pero si las relaciones con los compañeros de trabajo son malas, el ambiente laboral es tóxico, estás estancado en tu carrera a pesar de cumplir con los objetivos y prepararte constantemente, quizá sea un buen momento para pensar en nuevos horizontes.

Según OCC Mundial, hay al menos seis "razones poderosas" para cambiar de empleo. Y aunque los motivos pueden ser suficientes, lo ideal no es correr a presentar la renuncia. Los especialistas recomiendan en primera instancia analizar la situación para identificar soluciones antes de emprender la búsqueda de un nuevo puesto.

1. Estás estancado

Sentirse estancado no está vinculado únicamente a las pocas posibilidades de crecimiento o de incremento salarial, también se puede llegar a esta situación cuando no se presentan nuevos retos, aprendizajes o proyectos.

Pero antes de buscar un nuevo empleo por esta razón, hay que estar conscientes de que la antigüedad no es el único factor para obtener una promoción. En ese sentido, es importante reflexionar en torno a lo que se ha hecho a nivel individual para crecer al interior de la empresa. Por ejemplo, preguntarse si das los resultados, te has capacitado o eres propositivo y te diferencias del resto de tus compañeros.

2. Malas relaciones

El trabajo es en ocasiones el lugar donde más horas pasamos a la semana, los mexicanos trabajan más de 2,000 horas al año. Es por ello que las relaciones con los compañeros son igual de importantes que las familiares.

Cuando la convivencia con los compañeros es mala y los desacuerdos constantes hacen complicado restaurar la relación, fomentando un mal ambiente de trabajo, es quizá el momento de pensar en buscar otra oportunidad laboral.

3. Perdiste el gusto

Diversos especialistas coinciden en que parte del éxito profesional es disfrutar lo que haces. Cuando las personas encuentran un sentido y tienen pasión por su trabajo, pese a que se presenten situaciones que desagraden, se desempeñarán con gusto.

“Si las condiciones de tu actual empleo han hecho que no logres disfrutar tu actividad, este sentimiento perjudicará tu productividad y tu estado de ánimo en general. Si cada mañana prefieres no despertar para no recordar lo fastidioso que será ir a la oficina, faltas con frecuencia y te sientes infeliz haciendo lo que haces, sin duda es hora de cambiar”, destaca OCC Mundial.

4. Trabajo que enferma

Los climas organizacionales tóxicos no sólo están sujetos a las malas relaciones con los compañeros de trabajo, también pueden incidir las jornadas de trabajo extensas, las sobrecargas de trabajo, la presión para cumplir objetivos, pocas horas para dormir e irregularidad en la alimentación son aspectos que detonan malos ambientes de trabajo que pueden afectar la salud de las personas.

Cuando el empleo demanda una jornada laboral excesiva, produce mucho estrés o no permite alimentarte de manera regular, es momento de evaluar un cambio.

5. Situación personal

Las necesidades de cada persona pueden estar condicionadas por las distintas etapas en su vida personal, las cuales pueden incidir en un cambio de empleo. Por ejemplo, una persona profesionista que acaba de tener un bebé quizá desee mayor flexibilidad para estar con su hijo o hija, o bien, un colaborador que acaba de independizarse y necesita un mejor sueldo para costear los nuevos gastos.

La etapa que vive cada persona puede ser un factor para buscar una oportunidad laboral que se adapte mejor a ese contexto.

6. Afectación en la vida personal

“También hay empleos que deterioran nuestra vida personal y afectiva, y somos incapaces de notarlo hasta que algo deja de funcionar con la familia, los amigos o la pareja”, resaltan los especialistas de OCC.

Cuando el trabajo te aparta constantemente de tu familia, amigos o incluso de tus pasatiempos, es momento de valorar si realmente estás dispuesto a sacrificar toda tu vida personal por el empleo.

La importancia de reflexionar

El mercado de trabajo ha evolucionado a medida que las nuevas generaciones se han integrado a la fuerza laboral, rompiendo paradigmas como permanecer toda la vida en una sola empresa. En el entorno actual, pensar en buscar nuevas oportunidades ha comenzado a ser una práctica más normalizada.

Sin embargo, antes de decir adiós al trabajo actual, hay que reflexionar si las situaciones tienen solución y qué acciones se pueden emprender como colaborador para mejorar el panorama.

“Tal vez llevas tres años esperando un aumento de sueldo ¡que jamás has pedido!, o tal vez estás inconforme por que no logras un ascenso a un puesto que demanda el dominio del inglés y sorpresa ¡no das una en el idioma!”, resalta la bolsa de trabajo en línea.

Evaluar la posibilidad dejar tu trabajo está bien cuando hay buenas razones para hacerlo y se ha buscado una solución sin éxito, pero hay que considerar que en México hay más de 4.3 millones de personas en búsqueda activa de empleo y en un mercado laboral tan presionado, hay que tener una estrategia para cazar una nueva oportunidad.