El mundo ha cambiado, ya no es novedad que las posiciones de Tecnologías de la Información (TI) son de las más buscadas, pero es importante considerar que existen otras que son igualmente solicitadas hoy en el mercado laboral.

Es cierto que actualmente existe una fuerte demanda que va desde posiciones de soporte técnico a toda una compañía, incluyendo colaboradores que trabajan de forma remota, hasta programadores que desarrollan para los distintos departamentos de la empresa todo tipo de aplicaciones y utilidades: medir la productividad, monitorear cumplimiento de KPIs, generar entornos virtuales de trabajo, aplicaciones móviles y web, entre otros.

A estas posiciones se suman nuevos puestos en áreas tecnológicas más complejas, como ciberseguridad, inteligencia artificial, Internet de las Cosas, entre otras que han surgido recientemente.

La pandemia ha acelerado de manera drástica las necesidades de reclutamiento en las áreas tecnológicas. Cada semana surgen nuevos modelos de negocio asociados al e-Commerce, las Fintech, a sistemas Unicanal o a productos digitales, todos ellos hambrientos de profesionales en tareas de TI.

¿Qué otras áreas están reclutando nuevos perfiles?

La tendencia tecnológica es una de las que más estará marcando las dinámicas laborales a nivel global en los siguientes años, pero eso no implica que se puedan obviar los cambios y adaptaciones que están viviendo otras áreas más tradicionales de las empresas, como son Recursos Humanos y Finanzas.

Las funciones de estos departamentos ciertamente están evolucionando a la par de la modificación de los perfiles profesionales de quienes las ejecutan.

» Los retos de los nuevos perfiles financieros

Para el área de Finanzas no basta con sólo tener el know-how operativo. Quienes nos dedicamos al reclutamiento, cada vez recibimos más solicitudes de perfiles que tengan características como adaptabilidad, habilidades técnicas, pero sobre todo inteligencia emocional.

Así lo muestra el Estudio de 8 Tendencias Ejecutivas 2021 realizado por PageGroup: “Los desafíos financieros y la aceleración de la digitalización provocados por los cierres de las industrias, además de los planes de permisos masivos, han puesto una presión adicional en el papel de los CFO y sus equipos.”

En referencia a las habilidades blandas el estudio señala que: “La resiliencia y creatividad de muchos líderes, ha hecho posible que se desarrollen procesos considerablemente productivos y nuevos modelos de negocio. Entre los ejecutivos de primera línea, toda la atención se centra en la inteligencia emocional y su habilidad para transmitir los criterios de acción frente a estos cambios a toda la empresa”.  Es por ello que organizaciones que no tenían previsto este tipo de perfil, lo buscan hoy o lo están desarrollando.

» La transformación del perfil de Recursos Humanos

Otra posición que se está reorientando es la Jefatura de Recursos Humanos, de la cual se espera que vaya más allá de la supervisión y gestión de los procesos.

Los perfiles que hoy nos piden son estrategas, capaces de implementar métodos de inteligencia empresarial y gestión del conocimiento a su función, que puedan ser ágiles ante la conectividad de los empleados con la empresa y estén comprometidos dentro de una cultura organizacional de confianza.

Suena fácil, pero no lo es; hoy esta posición tiene el liderazgo de pensar para diferentes personas, con diferentes motivadores, lo mismo en modalidad presencial que a distancia.

El ADN que están requiriendo las empresas se caracteriza por la apertura al cambio organizacional constante, donde los procesos serán muy personalizados para cada empleado, y con una misión de desarrollar nuevo talento interno con una mentalidad de adaptabilidad y agilidad.

¿Qué buscamos los reclutadores?

Por parte de los reclutadores, los ejecutivos que hoy estamos buscando deben de tener la mentalidad de encontrar el balance entre lo que piden y buscan las empresas y el bienestar de los empleados.

El enfoque hacia las personas y su balance con los objetivos de negocio es el nuevo mantra. De esto dependerán la retención del talento, la atracción de nuevo capital humano y será la base del desarrollo interno, y esto es cierto para todas las áreas de la empresa.

Al final, si bien la digitalización ha incrementado la demanda de nuevas posiciones en las áreas tecnológicas, no se puede dejar de lado que los reclutadores seguiremos buscando talento con un perfil más especializado para cubrir áreas esenciales como las de Finanzas y Recursos Humanos, con características que se adapten a los nuevos retos del mundo laboral actual.

*El autor es Director en Michael Page (@JorgeGuerrero)