En 2021 las posiciones digitales no sólo afianzaron su importancia en el mercado de trabajo por su alta demanda de talento, los empleos vinculados a la transformación digital de los negocios y al comercio electrónico lideraron los incrementos salariales, alcanzando aumentos de hasta 30% en sus remuneraciones, una diferencia de hasta 25 puntos porcentuales con los ajustes observados en otros roles.

De acuerdo con el Estudio de Remuneración en México y Centroamérica 2022 de PageGroup, a nivel ejecutivo las empresas de tecnología otorgaron este año un incremento salarial en promedio de 20%, el más alto entre el personal directivo. En cambio, en el sector de servicios financieros los ajustes fuero de apenas 5% y en los de la industria y manufactura las remuneraciones no tuvieron variaciones.

“Principalmente en el área de tecnología vemos incrementos de hasta un 20% en este último año y esto es un tema de oferta y demanda, cada vez más compañías están buscando más estrategias de tecnología y transformación digital, y al no tener el talento suficiente, muchas empresas se están peleando a las mismas personas al mismo tiempo”, explicó en conferencia de prensa Javier Torre, managing director de Michael Page y Page Executive en el centro y norte de México.

El panorama no ha sido distinto en puestos gerenciales. Por ejemplo, las fintech han ofrecido hasta 30% de aumentos salariales en posiciones gerenciales tanto para perfiles legales como los especializados en banca y servicios financieros. Esta misma proporción se observa en roles de marketing en e-commerce.

En tanto, en este mismo nivel, las posiciones en Recursos Humanos son de las que tuvieron los incrementos salariales más moderados, pero en empresas de tecnología los aumentos de sueldo en estos puestos llegaron a ser de 20 por ciento.

“El sector de tecnologías de la información y todo lo que tiene que ver con e-commerce ha tenido un aumento significativo en el último año”, agregó Javier Torre.

Las posiciones en retail también evidencian el vínculo entre la demanda de más talento digital y su impacto en alzas salariales superiores al promedio. Los roles en hard retail tuvieron un aumento en promedio de 5%, pero en áreas relacionadas a comercio electrónico y digital el ajuste alcanzó 15 por ciento.

“Seis de cada diez compañías planea invertir en tecnología y herramientas de transformación digital, sobre todo en software colaborativo, de CRM, comunicación y almacenamiento en la nube. Sin embargo, su apuesta digital conlleva atraer a talento capacitado. En la actualidad, los perfiles en demanda, y que seguirán estando entre los más requeridos el próximo año, son aquellos vinculados con TI, ciencia de datos, células ágiles, equipos scrum, machine learning, inteligencia artificial y marketing digital”, destacó PageGroup en su estudio.

Ajustes en los mandos medios

La tendencia no cambia con los trabajadores en mandos medios. Los perfiles de tecnologías de la información en consultorías o manufactura tuvieron aumentos de sueldo de 10% en promedio, pero en comercio electrónico el alza fue de 15 por ciento.

Las personas especializadas en marketing digital tuvieron mejores incrementos salariales en empresas de tecnología que en startups. Los mandos medios en banca y servicios financieros gozaron de aumentos más altos en las fintech que en las compañías de capital privado.

“Aquí vemos movimientos menores, pero también se observan en la industria fintech, de IT o e-commerce. Este año, en conclusión, todo lo que tiene que ver con fintech, digital y comercio electrónico ha movido mucho el mercado, desde las posiciones más juniors hasta las posiciones ejecutivas. En la mayoría de las áreas vimos un mercado estable”, apuntó Javier Torre.

La digitalización de los negocios y la guerra por el talento especializado están generando que las compañías otorguen mayores incrementos salariales en estas áreas. De esta manera, un mismo perfil legal o de recursos humanos puede encontrar un mejor aumento de sueldo en una fintech o empresa de tecnología que en otra industria.

Proyección 2022

Para el siguiente año, al menos 6 de cada 10 empresas prevén incrementos salariales debido a la reorganización de costos y procesos experimentada durante 2021.

Entre las organizaciones que sí contemplan otorgar un aumento en las remuneraciones, la mitad plantea incrementos entre 5% y 6%, pero al menos 10 de cada 1000 empresas contempla alzas salariales de 9% o superiores.

Por otra parte, el entorno de desarrollo profesional y la estabilidad en el empleo se percibe sin afectaciones en 2022. Sólo 8% de las organizaciones considera que el siguiente año reducirá su plantilla, pero 45% proyecta mantener su plantilla actual y 47% planea incrementarla.

“Muchas de las empresas han evaluado sus nuevos requerimientos y también consideran necesario adquirir o desarrollar talento para satisfacer las necesidades de la organización”, destacó PageGroup en su encuesta.

Tendencias en gestión de talento

El estudio también indagó en las tendencias en gestión de talento y los elementos que más valoran los colaboradores en la actualidad. De acuerdo con la encuesta, durante este año la flexibilidad, el salario emocional, la salud mental y el trabajo como experiencia de vida cobraron mayor relevancia.

“Cada vez más hablamos más de flexibilidad laboral, principalmente de una búsqueda de un equilibrio. Algo también muy importante es el trabajo como experiencia de vida, cada vez más los colaboradores empiezan a hablar del propósito de trabajar en una compañía”, expuso Joa Nuñez, managing director de Michael Page y Page Executive en México y Centroamérica.

Sin embargo, sólo 44% de las personas afirma tener flexibilidad de horarios y lugar de trabajo, es decir, siete puntos porcentuales menos que la proporción observada en la encuesta del año pasado. Este retroceso en los esquemas flexibles se ha dado a pesar de que ocho de cada 10 trabajadores asegura que su productividad no se ha visto afectada por no asistir a la oficina.

Desde la perspectiva de Joa Nuñez, la reducción en el universo de compañías con flexibilidad laboral se debe a que estos esquemas se implementaron sin un cambio en la cultura laboral y por eso a medida que la pandemia permite el retorno al trabajo presencial, las empresas prefieren que los colaboradores regresen para restaurar la cultura organizacional, pero al mismo tiempo, trabajar en un ambiente laboral que permita modalidades más flexibles.

Por otra parte, la fuerza laboral ha comenzado a cambiar su percepción sobre el trabajo como tal. En ese sentido, el empleo no es sólo considerado como una fuente de ingresos, sino como una experiencia de vida de la cual se tienen expectativas al momento de tomar una posición.

“Para los encuestados, el salario y la estabilidad van de la mano. El 28% expresó que su mayor preocupación en el corto plazo es la seguridad o estabilidad laboral junto con las oportunidades de desarrollo y crecimiento. Al mismo tiempo, la principal razón que citaron como causa de renuncia a un empleo es la búsqueda de un salario mayor o mejores beneficios, seguida de la imposibilidad para crecer o desarrollarse en el trabajo”, resaltó PageGroup en su estudio.