Al menos 1 millón de jóvenes y casi 40,000 empresas se han inscrito a Jóvenes Construyendo el Futuro, programa que de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS), informó la coordinadora nacional del programa, Dayra Vergara.

Al participar en el foro “Estrategia de compensaciones y beneficios para el nuevo sexenio”, la funcionaria destacó la restructuración y fortalecimiento de las instituciones federales, como el Sistema Nacional de Empleo, que reciben a los “jóvenes becarios” que terminaron su capacitación de un año en algún centro de trabajo y luego los incorpora al mundo laboral.

Tras mencionar que en administraciones pasadas existió el programa "Bécate", que otorgaba capacitación con el compromiso económico de un pago para transporte, aseguró que no existe en el mundo otro mecanismo que apoye a los jóvenes como el que implementó el gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador.

Recordó que esta iniciativa de la Secretaría del Trabajo busca apoyar a 2.3 millones de jóvenes que no han tenido la oportunidad de estudiar o trabajar, pero que quizá estén preparados, con estudios truncos, con maestría o doctorado y que buscan la oportunidad para incorporarse al mundo laboral.

En este proyecto, apuntó, se busca la participación de los sectores privado, público y social, con un nivel de involucramiento de 70, 20 y 10%, respectivamente, pero todos con el propósito de desarrollar las capacidades de los jóvenes y que se incorporen a cualquiera de estos tres niveles.

La funcionaria detalló que con este programa se dará una beca de 3,600 pesos mensuales a través de una tarjeta bancaria y sin intermediarios, así como seguro médico a fin de romper con un paradigma e incorporar a los jóvenes a diferentes centros de trabajo y con un perfil general.

Por ello, expuso, se busca la sensibilidad de los empresarios “ya que los jóvenes son un disco en blanco y durante un año van a adquirir capacitación y experiencia laboral”.

Sin embargo, Dayra Vergara aclaró que en el programa Jóvenes Construyendo el Futuro no va a existir una relación laboral entre el becario y el centro de trabajo, y "el becario podrá ver las diferentes opciones que tiene y poder escoger uno de ellos para poder capacitarse”.

El siguiente paso

La funcionaria indicó que una vez que concluyan su proceso de capacitación, que tendrá una duración de 12 meses, los jóvenes pasarán al Sistema Nacional de Empleo, donde se les buscará un espacio para laborar de acuerdo a las capacidades que recibieron.

“Si una empresa contrata de inmediato a un becario, será un super gol. No hay una obligación de quedarse en ese lugar, pero puede haber un acuerdo entre las partes para contratarlo”, agregó.

Notimex