Los próximos años serán clave para el mercado laboral y el desarrollo de competencias. El Banco Mundial estima que para el 2025 se habrán creado 149 millones de nuevos empleos como resultado de la automatización y digitalización. Sin embargo, estas oportunidades demandarán una serie de competencias específicas en la fuerza de trabajo, tanto habilidades técnicas como blandas.

A medida que las organizaciones automaticen y digitalicen procesos, nuevos puestos de trabajo se crearán. De acuerdo con una investigación del McKinsey Global Institute, en los empleos del mañana disminuirá la necesidad de habilidades manuales y cognitivas básicas y se incrementará la demanda de competencias tecnológicas, sociales, emocionales y cognitivas superiores.

Según el Reporte global de brecha de habilidades 2020 de Udemy, el 78% de los mexicanos opina que la transformación del mercado y la demanda de nuevas habilidades es tan rápida que la formación actual se está quedando obsoleta. En ese mismo tenor, el 76% de las personas considera que en los próximos cinco años las competencias necesarias para realizar su trabajo cambiarán.

En ese sentido, es probable que en unos años las habilidades que nos ayudaron a ingresar al mercado laboral no sirvan para mantenerse competitivo o acceder a un mejor puesto. Por una parte, la automatización reemplazará tareas y actividades; por otra, generará espacios cada vez más especializados.

La investigación de McKinsey, sin importar el sector donde las personas se empleen, destaca que para enfrentar el futuro del trabajo, el desarrollo de competencias debe estar orientado a agregar valor más allá de lo que pueden hacer los sistemas automatizados y las máquinas inteligentes, operar en un entorno digital y adaptarse continuamente a las nuevas formas de trabajar y a las nuevas ocupaciones.

Ante este contexto, la organización identificó al menos 56 competencias que denominó Delta, por el acrónimo en inglés de “elementos distintivos de talento”. Este conjunto de cualidades engloba tanto habilidades como actitudes que serán necesarias en los empleos del mañana.

Estas son algunas de las competencias Delta que se necesitan para el futuro del trabajo:

Pensamiento crítico

  • Resolución de problemas
  • Razonamiento lógico
  • Búsqueda de información relevante

Planificación y formas de trabajar

  • Desarrollo de plan de trabajo
  • Gestión del tiempo
  • Pensamiento ágil

Comunicación

  • Contar historias y hablar en público
  • Sintetizar mensajes
  • Escucha activa

Mentalidad flexible

  • Creatividad e imaginación
  • Adaptabilidad
  • Habilidad de aprender

Trabajo en equipo

  • Fomento de la inclusión
  • Resolver conflictos
  • Colaboración

Autogestión

  • Autocontrol y regulación
  • Integridad
  • Conocer las propias fortalezas

Fluidez digital

  • Aprendizaje digital
  • Colaboración digital
  • Ética digital

Uso y desarrollo de software

  • Alfabetización de programación
  • Análisis de datos y estadísticas
  • Pensamiento computacional y algorítmico

“Ningún trabajo está exento de digitalización y la pandemia de Covid-19 aceleró esta transformación en casi todas las industrias”, destaca Coursera en el Reporte de habilidades en las industrias 2021. La transformación digital acelerada por la crisis sanitaria no tendrá retroceso.

Competencias tecnológicas en demanda

Por su parte, Coursera identificó en 20 industrias un crecimiento en la necesidad de competencias tecnológicas, esto es en buena medida por la limitación de la interacción física que impulsó el distanciamiento social para frenar los contagios de covid-19.

De acuerdo con la plataforma de aprendizaje, las competencias vinculadas a negocios, tecnología y ciencia de datos son las más cruciales para el futuro del trabajo.

Por ejemplo, los servicios financieros, la industria automotriz y de tecnología encabezan la lista de actividades que priorizan las competencias en ciencia de datos. Sin embargo, las empresas de seguros y manufactura muestran un crecimiento en la demanda de talento con estas habilidades.

En el caso de habilidades tecnológicas, la manufactura era hasta hace una año la quinta industria que priorizaba estas competencias en el talento, en la medición actual ocupa el primer lugar del ranking. Además, en la demanda de talento digital los servicios financieros desplazaron del segundo lugar a los de entretenimiento y el sector automotriz escaló de la posición siete a la tercera.

Otra manera de agrupar las competencias clave para los empleos del mañana, según el reporte de Coursera es:

Negocios

  • Auditoría
  • Comunicación
  • Gestión de personas
  • Blockchain
  • Marketing digital
  • Adaptabilidad

Tecnología

  • Internet de las cosas
  • Relación de base de datos
  • Lenguaje de programación
  • Ciberseguridad
  • Arquitectura de software
  • Manejo de algoritmos

Ciencia de datos

  • Cloud APIs
  • Trazos de datos
  • Aprendizaje multitarea
  • Álgebra lineal
  • Python
  • Análisis de datos

El desarrollo de nuevas competencias no es sólo un tema que beneficie a los trabajadores, de hecho, es un elemento que permite el crecimiento de las industrias. Desde otra perspectiva, para que la transformación de las empresas sea posible en una economía cada vez más digitalizada, se requiere talento con nuevas habilidades. 

“Las habilidades de los empleados están relacionadas con la resiliencia y la capacidad de adaptación de una empresa”, sostiene el estudio de Coursera. En ese sentido, la evolución del negocio y la manera en la que se transforma frente a los cambios es lo que determina las nuevas competencias que debe desarrollar la fuerza laboral.