El método Belbin fue desarrollado por Meredith Belbin en los años 70. Esta teoría se basa en el postulado de que todos los integrantes de un equipo son importantes y vitales para las empresas, y que el identificar sus roles de equipo logrará equilibrar sus resultados.

Es muy importante hacer una distinción entre los perfiles funcionales y los perfiles de equipo, cada uno tiene su nivel de importancia.

Todos en algún momento hemos desempeñado alguno de los 9 roles de Belbin. Lo que marca que nos vayamos moviendo de rol en rol es la naturaleza del equipo y los resultados que se busca obtener.

Cada equipo tiene su propio espíritu lo que significa que podemos desempeñar el rol de acuerdo a lo que se espera de nosotros. Aunque es muy común encontrar que tenemos muchas más afinidad con algunos roles más que con otros, esto debido a nuestros atributos de personalidad, educación, desempeño funcional y experiencia, esto no limita a que aun con poca afinidad a alguno en particular lo hayamos desempeñado.

El valor de la teoría de los roles de equipo radica en permitirle a una persona en particular, o a un equipo, beneficiarse del conocimiento personal y de esta manera adaptarse a las exigencias del entorno.

Cada miembro del equipo contribuye a lograr los objetivos del mismo desempeñando dos roles:

  1. Su rol funcional (determinado por su posición en la organización o especialización)
  2. Su rol de equipo (determinado por el patrón de actuación en equipos que le caracteriza) 

Los podemos clasificar en tres categorías distintas: 

  • Roles de Acción: Impulsor (IS), Implementador (ID), Finalizador (FI)
  • Roles Sociales: Coordinador (CO), Investigador de Recursos (IR), Cohesionador (CH)
  • Roles Mentales: Cerebro (CE), Monitor Evaluador (ME) , Especialista (ES) 

La investigación de Meredith Belbin dio como resultado que existe un número finito de comportamientos o roles de equipo que implican, a su vez, ciertos patrones de comportamiento que las personas pueden adoptar en el trabajo de manera natural. Conocer la distribución de estos roles de equipo es crucial para comprender el funcionamiento de un equipo de trabajo o directivo.

Lo valioso de esta metodología es tener muy claro con qué roles contamos en nuestros equipos, esto nos permitirá conocer sus limitaciones y su contribución a los resultados.

¿Para qué nos ayuda tener claros los roles que tenemos en nuestro equipo?

  • Ayudar en la formación de un equipo con nuevos integrante
  • Comprender por qué un equipo está desgastado y no da los resultados esperados
  • Organizar a un equipo de acuerdo al proyecto y la situación
  • Explorar las fortalezas y áreas de oportunidad de un equipo en funcionamiento
  • Aprovechar todo el potencial de cada miembro del equipo
  • Asegurar que cada miembro del equipo realiza las funciones de acuerdo a sus atributos de personalidad que las facilitan
  • Generar una cultura basada en el apoyo mutua con respeto a cada capacidad.
  • Visualiza cuál es el rol faltante para reclutar a un miembro nuevo y potencie los resultados del equipo.

En la siguiente tabla encontrarás la descripción de fortalezas y debilidades de cada uno de los 9 roles de equipo de Belbin.