La Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS) contempla que el próximo año ingresarán 339,547 aprendices a Jóvenes Construyendo el Futuro (JCF). Esa cifra se sumará a las 2 millones 105, 696 personas que ya han recibido una beca y capacitación laboral, con lo cual la dependencia llegará a la meta de cobertura sexenal de 2.3 millones de becarios que se fijó al inicio del programa en 2019.

En el marco de la conferencia de prensa matutina diaria en Palacio Nacional de este jueves, Marath Bolaños López, subsecretario de Empleo y Productividad Laboral de la STPS, informó las proyecciones de ingreso para 2022 y recordó que el monto de la beca mensual incrementará de 4,310 a 5,258 pesos a partir de enero.

JCF es la primera política pública dirigida a la población joven que por diferentes circunstancias de exclusión no tenía un empleo y tampoco estaba inscrita en un programa académico. Beneficia a personas de entre 18 y 29 años de edad, vinculándoles a centros de trabajo privados o públicos y de todos los tamaños, desde pequeños talleres o negocios de barrio hasta grandes empresas u organizaciones sociales, donde reciben capacitación laboral durante un año.

Cada mes reciben una beca que equivale al salario mínimo general, esto con “el objetivo de quitar la base material de las desigualdades y los problemas estructurales vinculados a la juventud”, que en muchos casos les llevó a tener conflictos con la ley, explicó el funcionario.

Marath Bolaños López dio a conocer que durante los tres primeros años de operación del programa insignia de la dependencia, el gobierno federal le ha destinado 67,558 millones de pesos, “lo cual lo hace un programa único en América Latina, es un programa que tiene una inversión monumental y sin igual por la juventud”. Para 2022 la bolsa presupuestal para este fin será de 21,600 millones de pesos.

En 2021, Chiapas fue la entidad donde se ejerció mayor presupuesto, con más de 2.1 millones de pesos, pues también ocupa el primer lugar de beneficiarios y beneficiarias: 101,231 aprendices. El segundo lugar lo ocupa Veracruz, con más de 96,000 jóvenes y más 1.9 millones de pesos para sus becas y gastos operativos. Tabasco es la tercera entidad con más becarias y becarios inscritos, este año participaron 86,706 personas, con un presupuesto de más de 1.5 millones de pesos.

El funcionario destacó que, de acuerdo con el estudio El efecto del programa Jóvenes Construyendo el Futuro durante la pandemia, realizado por la Comisión Nacional de los Salarios Mínimos (Conasami), “los jóvenes tienen 46.2% de tasa de colocación. Es decir, logran la posibilidad de conseguir un trabajo participando en el programa. Esto es el doble de la tasa” para jóvenes que no participan en este esquema.