En septiembre del 2018 se redujo el porcentaje de trabajadores informales y personas subocupadas en México mientras que el nivel de desempleo se mantuvo estable. Esta situación implica que hay menos trabajadores económicamente vulnerables, ya sea porque la unidad para la que laboran no está en regla o porque buscan laborar más tiempo para cubrir sus necesidades.

La Tasa de Informalidad Laboral fue de 56.8  por ciento mientras que en el mismo mes del 2017 era de 57.1 por ciento, la Tasa de Subocupación se redujo de 7.0 por ciento a 6.7 por ciento. En este periodo, estos resultados favorables en materia laboral en meses previos estaban acompañados de incrementos en el número de desempleados. Sin embargo, en el noveno mes del año la Tasa de Desocupación se mantuvo en el mismo nivel que el año previo: 3 de cada 100  (3.3 por ciento) habitantes de 15 años o más están en busca de empleo sin conseguirlo, de acuerdo la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE) realizada por el Inegi.

Avances significativos pero insuficientes

Pese a que se registró una reducción de la informalidad laboral en el país, los trabajadores informales siguen representando más de la mitad de toda la fuerza de trabajo. De cada 10 personas ocupadas 6 trabajan de manera informal.

Esta situación es de suma importancia  porque significa que esos 6 mexicanos no tienen derechos laborales garantizados. La mayor parte de los trabajadores informales no gozan de prestaciones como vacaciones, primas vacacionales o aguinaldo y en muchos casos tampoco tienen acceso a seguridad social.

La informalidad laboral expresa también que la mayor parte de las unidades económicas donde trabajan los mexicanos no cumplen con los lineamientos establecidos por la ley. En la mayoría de los casos no están constituidas pertinentemente ante las autoridades o presentan evasión fiscal.

Los avances no se extienden al género femenino

Las mujeres representan el porcentaje más pequeño del total de la Población Económicamente Activa (PEA). La participación en el mercado laboral mexicano está representada mayoritariamente por el género masculino: de cada 10 trabajadores 7 son hombres y sólo 3 mujeres, de acuerdo con datos de la ENOE.

El desempleo para el género masculino es menor que para el femenino, 3 de cada 100 hombres no consigue trabajo y para las mujeres la cifra aumenta a 4 por cada 100. La desocupación para las mujeres incrementó 0.3 por ciento en relación con el año pasado, mientras que apara los hombres registró una caída de 0.2 por ciento.

Las mujeres también son las que ocupan la mayoría en el sector informal, la Tasa de Informalidad Laboral en mujeres es de 57.18%, mientras que para los hombres es de 56.31% para el análisis nacional. Las disparidades se profundizan entre zonas: en las regiones urbanizadas 5 de cada 10 mujeres no tiene acceso a empleos formales, esta cifra aumenta a 7 por cada 10 en las zonas rurales del país.