Si hay un momento para cambiar es ahora y la ventana de oportunidad para hacerlo quizá esté a punto de cerrase cuando la mayor parte del mundo esté vacunada y volvamos “a lo de siempre”, advierte el asesor de talento y desarrollo digital Joan Clotet. La pandemia, que es tantas cosas, es también una etapa para que personas trabajadoras y movimientos laborales hagan oír su voz y empresas y gobiernos tomen responsabilidad, dice.

En entrevista, el barcelonés hace un recuento de lo que ha implicado la covid-19 en términos del manejo, guía y acompañamiento del personal. Al inicio, recuerda, el primer reto fue seguir operando, sobrevivir, a veces literalmente. A estas alturas, entre teletrabajo, modelo presencial o híbrido, inclusión de la tecnología, “lo que está evolucionando más es la conciencia de que el mundo ha cambiado”. Pero entenderlo, a muchas empresas les costó el negocio.

“Las compañías que al fichar personas en su definición del puesto de trabajo ya hacen una distinción precisa de remoto, flexible o a distancia” tienen ya una ventaja competitiva para atraer al mejor talento y que la gente quiera laborar ahí.

Además, agrega, quienes laboran en los departamentos de Recursos Humanos tienen que comprender que “contratar tiene ahora un componente diferente y de más importancia”.

Después de la pérdida de empleos, frente a la lenta recuperación de plazas, las nuevas formas de trabajar, la aceleración de la implementación de la tecnología y los nuevos puestos de trabajo que conjugan todo esto, “hay que estar preparado con decisiones, medios, procesos”, pero, sobre todo, escucha.Salir del oscurantismo

− Comencemos por el principio, ¿qué es lo que plantea el humanismo digital?

Es un concepto que propone que pongamos a las personas en el centro. Igual que en el Renacimiento el humanismo proponía que después de una época larga y oscura las personas volvieran a tomar protagonismo y se volviera a creer en el ser humano como punto de referencia; cuanto más digital es el mundo, es más importante que las personas estén en el centro. Y que lo sea desde la propia definición de la estrategia de una organización.

Integrarlo, dice, no corresponde únicamente al área de Recursos Humanos, tienen que tomar partes los diferentes liderazgos al interior. Se trata de “ese nuevo estilo de liderazgo, saber gestionar los diferentes tipos de capacidades” de las personas. Y entre más tecnología disponible tenga la empresa, más énfasis deberán poner en el personal.

Joan Clotet pone el ejemplo de un nuevo negocio totalmente digital, que aplica la inteligencia artificial para la toma decisiones, “pensemos en algo cercano a la banca, los seguros o el software, en donde trabajan pocas personas y todo está plenamente automatizado.

Desde el punto de vista empresarial, de eficacia y eficiencia podría ser un buen negocio”, pero si el poco personal, clientes, pacientes, alumnos, lo que sea, no están en centro, esa empresa corre un riesgo.

Home office, el caos en casa

“El teletrabajo como concepto ya existía” antes de la covid-19. Y seguirá afirmándose en mayor medida, prevé el especialista. Sin embargo, ha supuesto un reto para líderes y responsables de equipo, pues trabajar a la distancia no es sólo saber utilizar Zoom y compartir la pantalla, dice, “hay una serie de habilidades que nos han expuesto a todos en positivo y negativo”.

Es ahora que “afloran las carencias que teníamos” o, al contrario, realza el valor de quienes han sido capaces de hacerlo porque tenían “más desarrollada esa sensibilidad de trabajar con personas a pesar de no estar en la misma habitación”.

Pero los retos de cómo gestionar nuestro tiempo y energía han sido para todos, agrega. Por eso las empresas deben “encuestar, preguntar de corazón, para saber cómo están sus personas. La única manera de mejorar la situación es conocerla, y no es preguntando una vez al año y hacer pocas cosas entre una encuesta y otra”.

La gran mayoría no teníamos experiencia en trabajar desde casa, apunta. Mucho menos en las condiciones en las que la pandemia exige, hacerlo de manera aislada. “Las personas somos seres sociales y hemos tenido que convivir con situaciones complejas: no poder salir de casa, tener a tu padre enfermo, hijos pequeños, un perro hiperactivo y en proceso de separación”, por poner un ejemplo nada alejado de la realidad de mucha gente.

Humanismo digital en los movimientos laborales

En septiembre de 2020, en España fue aprobada una ley del teletrabajo, que fue modificada en julio de este 2021. En México, esta modalidad de empleo se integró a la Ley Federal del Trabajo (LFT) en diciembre de 2020.

Este año, aquel país también reconoció como asalariadas a las personas que trabajan para plataformas digitales, repartidoras o conductoras. En el nuestro existen diferentes iniciativas en el Congreso y las autoridades laborales ya inscribieron al primer sindicato de este sector, la Unión Nacional de Trabajadores por Aplicación (UNTA), pero la discusión profunda del tema aún se mora lejos.

“Los temas vinculados a leyes o gobiernos nacionales no son rápidos por definición”, comenta. Pero si por alguna situación, como una pandemia, “aparece cierta prisa” para regular un tema, mientras mayor trabajo se haya hecho, se hayan escuchado las diferentes voces y también “nos hayamos manifestado”, tendrá una mejor solución.

Y aquí cuando vuelve el humanismo digital, del que Joan Clotet es uno de los primeros exponentes en España y diversos países. “El mundo ha cambiado para todos, en la medida que legisladores, empresarios, gobiernos y los proprios trabajadores manifestemos nuestras necesidades” y pongamos a las personas en el centro, todo avanzará más rápido y mejor.

Los centros laborales y los gobiernos podrían tener en la mira que se pierde competitividad al desdeñar lo que está ocurriendo con las Personas, con mayúscula, y no los “recursos humanos”, como lo explica el consultor. La gente preferirá trabajar para otras compañías y quizá en otros países, provocando una fuga de talentos, advierte.

Más que nunca estamos trabajando con el apoyo de la tecnología digital. “Pero al final es una persona lo que está al otro lado de la pantalla. Las herramientas digitales el teletrabajo o para el cliente pueden hacer las tareas más rápidas, eficaces e incluso baratas”, pero son nada sin una persona.

La vacunación avanza y comenzamos el descenso de la curva. ¿Con qué se quedarán las empresas?, cuestiona. Es momento de tomar medidas y decisiones concretas.

En los próximos días, Joan Clotet dictará la conferencia Humanismo Digital, un nuevo paradigma. Acelerando en digital hacia un futuro relevante para las personas. Lo hará desde España, vía remota participará en la edición 56 del Congreso Internacional de Recursos Humanos 2021, organizado por la Asociación Mexicana en Dirección de Recursos Humanos (Amedirh).