Independientemente de la discusión que se dé para reformar la Ley Federal del Trabajo (LFT) en el Congreso de la Unión, nuestro país tendrá una transformación en materia laboral, no sólo por la inclusión de una libertad sindical y una contratación colectiva real; sino porque las revisiones salariales experimentarán un impacto por el aumento a los mínimos y los sindicatos podrían demandar aumentos de entre 10 y 20 por ciento.

Otro factor más es la mayor inspección por parte de la autoridad laboral y los beneficios adicionales —días de paternidad, permisos escolares— que pretenden aprobarse.

Así lo expresó Fernando Yllanes Martínez, titular del Consejo de Administración de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), en el marco del foro Congreso Reformas 2019, quien expuso que de las cuatro iniciativas laborales que se encuentran en la Cámara de Diputados “sólo la del grupo parlamentario de Morena es la que se discutirá de fondo y será aprobada”.

Advirtió que los temas del capítulo laboral que se incluyeron en el Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC) obligan a nuestro país a dar cumplimiento “en la legislación a la libertad sindical, y eso es un riesgo porque es muy probable que tengamos muchos sindicatos demandando la titularidad de un contrato, es decir una multisindicalización”.

Asimismo, dijo que “la madre de todas las batallas” será en la revisión del outsourcing, pues “la propuesta para reformar esta figura la presentó el pasado 15 de enero un diputado de Morena y cuya autoría es la Unión Nacional de Trabajadores, concretamente el Sindicato de Telefonistas, y lo que buscan es que se convierta en una actividad esporádica”.

“Nos han dicho que por ahora no se va a reformar (al outsourcing), pero viene una segunda generación de reformas, en donde sí se incluirá”.

Yllanes Martínez expuso que la “actividad esporádica” podría afectar la contratación de servicios, incluso como el de limpieza o vigilancia. “Es importante que se consideren actividades que se complementen, no es posible que se busque desaparecer a una industria que es indispensable para mantener una competitividad y hacerle frente a los costos laborales atendiendo los derechos de los trabajadores”.

Aunado a lo anterior, el director del Instituto Mexicano del Seguro Social “desempolvó la iniciativa de homologar la Ley del Seguro Social y la del Impuesto sobre la Renta; es la tercera vez que se busca esa homologación, lo cual representará un cambio para las empresa”.

El abogado laboral expuso que es momento de que se consideren todos los aspectos que se modificarán y en los que se encuentran también una recomposición del mapa sindical, “con la llegada de nuevas organizaciones sindicales como la Confederación Autónoma de los Trabajadores y Empleados de México, con Pedro Haces, o la nueva central sindical de Napoleón Gómez Urrutia, las cuales buscarán las posiciones de los órganos tripartitas como la Comisión Nacional de Salarios Mínimos o la Comisión para la Revisión de las Utilidades”.

[email protected]