El gobierno mexicano y los principales líderes empresariales y sindicales del país firmaron el Memorándum de Entendimiento con la Organización Internacional del Trabajo (OIT) con el que se comprometieron a impulsar el trabajo decente y a fortalecer el sistema de protección social en México.

Este acuerdo forma parte del Marco de Cooperación Técnica de la OIT: Programa de Trabajo Decente para México 2019-2024.

El Memorándum firmado por la secretaria del Trabajo y Previsión Social (STPS), Luisa María Alcalde; la directora de la OIT en México, Gerardina González; y representantes de Concamin y Coparmex, y diversas organizaciones sindicales, como la CTM, CROC, CROM y UNT, tiene cuatro ejes:

  1. Promover el empleo y el trabajo decente, particularmente para los jóvenes. 
  2. Fortalecer el sistema de protección y seguridad social.
  3. Promover la difusión, aplicación y cumplimiento de las normas nacionales e internacionales del trabajo.
  4. Fortalecer el diálogo entre entre gobierno, empleadores y trabajadores para la formulación y ejecución de políticas laborales y productivas.

Tras su participación en el evento como testigo de honor, el director general de la OIT, Guy Ryder, llamó a los países que integran el organismo, incluido México, a fortalecer el diálogo social con el objetivo de construir un proyecto viable para el futuro del trabajo.

El funcionario advirtió que las nuevas tecnologías, el crecimiento demográfico, el cambio climático y la globalización gravitan sobre el mundo del trabajo y deben tomarse en cuenta en el diseño de las políticas públicas en materia laboral.

Justicia laboral, el parteaguas

Las reformas que discutirá el Congreso en materia de justicia laboral y democracia sindical en las próximas semanas guiarán a México hacia una de las mayores transformaciones en el mundo del trabajo, aseguró la encargada de la política laboral del país, Luisa María Alcalde.

Ante el director general de la OIT, dirigentes de confederaciones sindicales y empresariales, la titular de la STPS expresó que esta transformación tiene que caminar de la mano del diálogo social y productivo.

La funcionaria detalló para tener más y mejor empleo en el país primero debe haber crecimiento económico, lo cual implica fortalecer la certidumbre entre los inversionistas nacionales y extranjeros.

Manifestó que el Estado de Derecho será una realidad y que, por ende, la impartición de justicia laboral tendrá que ser imparcial y eficiente, además de que las negociaciones para elevar los salarios favorezcan la mejora de la productividad y la competitividad de las empresas.

Cambios a la vida sindical, la clave

La funcionaria aclaró que no hay futuro digno para el trabajo sin el fortalecimiento de los sindicatos, organizaciones que deben jugar un papel protagónico para elevar los ingresos y mejorar las condiciones laborales de sus agremiados a través de la negociación colectiva.

A diferencia del pasado, dijo, el gobierno ya no promoverá sindicatos ni líderes y serán solamente los trabajadores quienes decidan con plena libertad quiénes serán sus representantes, porque se tomará en serio el Convenio 87 de la OIT, dijo, al destacar que el futuro ya inició con la ratificación del Convenio 98 de la OIT sobre libre sindicación y negociación colectiva auténtica.

Luisa María Alcalde consideró que el futuro del trabajo debe considerar que la automatización, la inteligencia artificial y la robotización, no representan necesariamente una amenaza para la estabilidad en el empleo, sino que pueden acarrear beneficios para los trabajadores y el desarrollo social.

Resaltó que el futuro que se quiere para el trabajo está ligado a la formalidad y al goce de derechos universales, por lo que hay que ser creativos para hallar modalidades de seguridad social ante un mundo del trabajo cada vez más cambiante y versátil.