Después de operar este año con un recorte histórico de 92% en su presupuesto, el gobierno federal proyecta que en 2022 el Programa de Apoyo al Empleo (PAE) se mantendrá con recursos limitados. El Ejecutivo solicitó para el próximo ejercicio fiscal una partida de 56.8 millones de pesos para este fin dentro de la bolsa que administra la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS), monto 1.2% inferior en términos reales a lo autorizado para 2021.

El PAE es un programa operado por la Unidad del Servicio Nacional de Empleo (SNE) de la STPS y de esta partida dependen los servicios gratuitos de intermediación, movilidad laboral y ferias de empleo que ofrece el SNE.

"Se hizo inicialmente un recorte muy grande al Servicio Nacional de Empleo y ahora no se está recuperando esa disminución cuando estamos en una situación en la que hay que apoyar a muchos grupos vulnerables para el retorno al mercado de trabajo", apunta Marcelo Delajara, director del Programa de Crecimiento Económico y Mercado Laboral en el Centro de Estudios Espinosa Yglesias (CEEY. 

Al menos en términos presupuestarios nominales, la historia del Programa de Apoyo al Empleo podría describirse como una serie de castigos. En el 2018 este renglón del presupuesto de la STPS recibió una partida de 975.3 millones de pesos. En el 2019, el primer año de la presente administración, la bolsa autorizada se redujo a 722.9 millones de pesos (-26%); para el 2020, a 704.8 millones de pesos (-3%); para el 2021, a 55.5 millones de pesos (-92%).

“Este programa prácticamente desapareció con los ajustes presupuestarios que hubo en el 2021 a raíz de la pandemia. Fue un cambio muy amplio y fue sorpresivo por las implicaciones de la pandemia y la importancia de políticas públicas de apoyo al empleo. Esta reducción le dio poco margen de operación y se le cortó la proyección que podía tener en el contexto actual”, expone entrevista Axel Eduardo González, investigador de la organización México ¿Cómo Vamos?

El último recorte a los recursos del PAE le pasó factura al subprograma de “Capacitación para la Empleabilidad”, que desapareció del catálogo de servicios gratuitos del SNE este 2021. Este programa consistía en el pago de becas de entre uno y tres salarios mínimos, hasta por tres meses, además de un seguro contra accidentes, para personas que tomaban un curso práctico en un centro de trabajo, a petición de los empleadores, para desarrollar o perfeccionar habilidades con la intención de ser contratadas al terminar su formación.

Fuentes cercanas a la Secretaría del Trabajo confirmaron que el Servicio Nacional de Empleo logró operar finalmente este año con una partida cercana a 210 millones de pesos debido a ajustes internos que hizo la dependencia para compensar los recortes hechos por la Secretaría de Hacienda. A pesar de esto, el SNE realizó una reestructura en sus servicios, priorizando las funciones de intermediación y movilidad de trabajadores agrícolas, y eliminando la capacitación para la empleabilidad.

"Tenemos mucho trabajo en el sector informal y para resolver este problema tendríamos que tener políticas activas del mercado laboral, que son las que debería estar llevando a cabo el Servicio Nacional de Empleo. Estas políticas son de tres tipos, de intermediación, de capacitación para desempleados y un seguro de desempleo. Con estos recortes es imposible pensar en políticas activas para tener un mercado laboral más dinámico", subraya Marcelo Delajara. 

El presupuesto previsto para el 2022 no cambia la percepción de que el Programa de Apoyo al Empleo está desatendido. “Si ahora se le aumenta un millón o queda igual, es hasta cierto punto inocuo, ya encontraron una medida para no desaparecerlo, pero para dejarlo en condiciones subóptimas, sobre todo considerando lo que pretendía y lo que buscaba ser este Servicio Nacional de Empleo”, afirma Carlos Ramírez, director de Desarrollo de Negocios de Integralia Consultores.

El PAE y los servicios del SNE están enfocados en las personas de bajos ingresos y menor formación, el bajo presupuesto para la operación de este programa afecta en mayor medida a este segmento de la fuerza laboral, apunta Carlos Ramírez.

“Este tipo de servicios están pensados en cómo darles más viabilidad, oportunidades y acceso a quienes están fuera del mercado laboral formal”, resalta el especialista.

Desde la óptica del director del Programa de Crecimiento Económico y Mercado Laboral del CEEY, el presupuesto previsto para el PAE va en línea con la política laboral basada en mayores cargas a las empresas formales. "No hay una política para armonizar formalidad con flexibilidad, por ejemplo". 

La misión del Servicio Nacional de Empleo es concreta: atender de forma gratuita a los buscadores de empleo facilitando su vinculación con los empleadores, capacitando a las personas para tener una incorporación más sencilla al mercado laboral, subraya Axel González.

“Con la reducción progresiva su presupuesto, su función se ha enfocado más en servicios específicos como el portal de empleo y las ferias de empleo”, explica el investigador.