El mercado laboral tendrá una transformación total debido a los cambios tecnológicos. Sin embargo, el problema no será la generación de empleo, pues sí se crearán nuevos puestos de trabajo; el reto será la especialización del capital humano opina Miguel Alegre, director general del Instituto Superior de Desarrollo de Internet (ISDI).

“En los próximos 10 años vamos a tener una gran cantidad de nuevos empleos a los cuales no vas a poder acceder sino desaprendes lo que has aprendido hasta ahora. Lo que trajo aquí no te va a llevar a tu siguiente crecimiento profesional”, comenta Miguel Alegre.

Entre las competencias que se van a requerir para enfrentar el futuro del trabajo hay una que no puede faltar: la capacidad de desaprender. Para el director general del ISDI, el talento deberá estar consciente que conforme se transforme el mercado laboral, deberán adquirir nuevos conocimientos y desarrollar otras habilidades.

“Estamos ante un ecosistema en el que se van a crear muchísimos más empleos, nuevas tecnologías, nuevos procesos, nuevas herramientas para hacer lo que hacemos tradicionalmente. Eso lo que va a significar son oportunidades, hay muchas más oportunidades y van a existir más carreras (…) vamos a tener grandes cantidades de personas desempleadas no porque no haya trabajo, sino porque no estamos listos y capacitados”, expone.

De acuerdo con LinkedIn, el 45% de los reclutadores en México considera que hay más vacantes que candidatos adecuados y sólo 17% percibe un balance entre aspirantes y oferta laboral. Al momento de reclutar talento, las organizaciones están priorizando las habilidades en TI.

En ese sentido, Luis Márquez, especialista en emprendimiento, considera que las habilidades del futuro están relacionadas con competencias técnicas y blandas.

Capacidad de análisis, trabajo en equipo, comunicación asertiva, empatía y agilidad, son algunas de las competencias que deberá desarrollar el talento para adaptarse a la transformación del mundo del trabajo, afirma.

Tarea de capacitación compartida

¿Quién debe asumir la responsabilidad en la capacitación y reentrenamiento del talento? Miguel Alegre asegura que es un trabajo compartido, aunque el primer paso lo debe dar el propio trabajador.

“La persona en primer lugar tiene que estar consciente de que este cambio de época implica que se mantenga capacitada y capacitándose permanentemente. Las empresas y las organizaciones, si quieren seguir siendo competitivas, van a tener que apoyar a sus trabajadores para que adquieran las competencias que necesitan”, explica Miguel Alegre.

Además, la academia deberá desarrollar programas curriculares adaptados a las nuevas necesidades del mercado laboral y el gobierno deberá apoyar en esta tarea a las instituciones educativas.

“Estados Unidos, China, India o Estonia son sociedades que están cambiando dramáticamente la manera en la que se enfrentan a los cambios tecnológicos, a la industrialización, automatización, robotización, el impacto de Internet, inteligencia artificial, el Internet de las cosas; se habla, se discute, están los planes de desarrollo. En países como México esas discusiones no existen y no están en la mesa del día de hoy”, puntualiza el director general del ISDI.