La reforma laboral podrá estar dictaminada en el mes de marzo, afirmó el coordinador del grupo parlamentario de Morena y el presidente de la Junta de Coordinación Política de la Cámara de Diputados, Mario Delgado.

Al inaugurar las audiencias públicas para analizar los cambios que se harán a la Ley Federal del Trabajo, Delgado dijo “ya vamos tarde” pues desde hace dos años debieron aprobarse las leyes reglamentarias que deberían dar cumplimiento a los cambios constitucionales que se aprobaron en 2017.

“Tenemos un pendiente en el Poder Legislativo, y eso se deriva de la reforma a los artículos 107 y 123 constitucionales en materia de justicia laboral. Como todos sabemos, había ahí un artículo transitorio que mandaba al Congreso para hacer las adecuaciones legislativas correspondientes a más tardar el 24 de febrero de 2018. Así que estamos ya fuera de tiempo, es de nuestro interés en esta legislatura cumplir con el ordenamiento que nos mandata la reforma constitucional para reglamentar la reforma de justicia laboral”, expresó.

A la inauguración asistió la secretaria de Trabajo Y Previsión Social (STPS), Luisa Alcalde Luján, quien dijo que es una deuda histórica buscar la democratización del trabajo.

“Esta iniciativa que se va a discutir tiene una relevancia sin límites, es la reforma más importante en materia laboral de los últimos tiempos. Es una deuda pendiente para transitar de las juntas a los tribunales laborales porque no sólo hay que garantizar imparcialidad, sino juicios modernos”.

Dijo que la iniciativa que presentó el grupo parlamentario de Morena el 22 de diciembre tiene tres elementos esenciales: “La transición en la justicia laboral que sin duda es fundamental; la garantía de un órgano autónomo que se encargue de todos los registros sindicales del país, de los depósitos, de los contratos colectivos, de la conciliación que será obligatoria según algunas propuestas que tienen ustedes aquí. Antes de ir a juicio se tendrá que resolver en una mesa de negociación; y finalmente el elemento que yo considero más importante es el rescate de la negociación colectiva a través de procesos libres y democráticos”.

Añadió que en la transformación laboral se tiene contemplado que los trabajadores decidan, “a través del voto personal libre y secreto, quiénes son sus dirigentes; entonces, que se consulte a los trabajadores antes de firmar contratos colectivos y que haya realmente una garantía, una certeza de que los trabajadores y también los empleadores están representados en la mesa de negociación, esto es crucial porque hay que rescatar algo que finalmente es el corazón de las relaciones laborales, que es la contratación y negociación colectiva”.