Durante los primeros siete meses del año se han dado de baja 925,490 plazas formales, de las cuales el 75% eran ocupaciones permanentes. Al corte del 31 de julio el total de afiliados como trabajadores formales en el IMSS llegó a 19.49 millones, un nivel no visto desde 1996, aunque el empleo formal continúa decreciendo se observa una ligera recuperación. Esta situación podría sugerir que la reactivación económica ha dado aire a la crisis del mercado laboral, al menos dentro de las unidades económicas formales.