En México, lamentablemente no hay progreso en favor de las mujeres trabajadoras, expresó Gerardina González Marroquín, directora para México y Cuba de la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

Y quizá las condiciones acá son peores que en muchas otras naciones. Con una tasa de 43% de mujeres incorporadas al mercado formal, frente a 78% de los hombres, este país es uno de los más desiguales para las trabajadoras, dijo la representante en México de ONU Mujeres, Belén Sanz.

Ambas participaron este miércoles en el foro sobre género y tecnología organizado por la OIT y la embajada Británica. Belén Sanz recordó que en 2018 la agencia para las mujeres de la ONU comprobó que la brecha de género sigue siendo una de las más grandes de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

A esto se suma que las mujeres reciben menor salario por hacer el mismo trabajo que los hombres, agregó Gerardina González. “No podemos seguir en un mundo en el nuestro trabajo sea menos valorado”, indicó en entrevista con Factor Capital Humano.

Muchas mujeres no encuentran empleos dignos por la sobrecarga de tareas de cuidado, dijo. Sobre las estancias infantiles, que han causado discusión porque los recursos serán entregados directamente a las mamás, González opinó que en México hace falta un sistema estable de cuidados para los niños.

Para Hugo Ñopo, economista regional para América Latina y el Caribe de la OIT, el reto de México cultural. Un hogar, dijo, necesita 30 horas de trabajo semanales para que las personas puedan desempeñar su empleo.

De ese tiempo, las mujeres aportan 26 horas y los hombres 4. Y no es porque ellos no puedan, es por la cultura.

Las más afectadas por la brecha

La disparidad salarial se agrava cuando las mujeres son indígenas, afrodescendientes o con discapacidad, señaló Belén Sanz. Por eso, agregó, México debe invertir más en la protección social de las mujeres. También en infraestructura para acercar a las trabajadoras los servicios que les permitan delegar las tareas de cuidado y mejorar sus condiciones laborales.

Las mujeres han sido relegadas a la reproducción. Sin embargo, al tiempo que no se valora, se les pide que lo hagan, pero que lo hagan con sus propios recursos. No es cosa menor reproducir personas, apuntó Emilienene de León, directora de la International Network of Women’s Funds.

“No hay sociedad que pueda ser sustentable sin el cuidado de las personas”. Y quienes se encargan de ese cuidado, ya se sabe: las mujeres. Por ello, la especialista llamó al Instituto Nacional de las Mujeres (Inmujeres) a evaluar la nueva entrega de recursos para las estancias infantiles.

Por su parte, Aída Cerda Cristerna, directora de Derechos Económicos de Inmujeres, indicó que es necesario que los hombres tomen responsabilidad en las tareas domésticas y de cuidados.

Informó que las conductoras de maquinaria móvil y medios de transporte ganan casi 40% menos que los hombres por hacer el mismo trabajo. Las artesanas, 25% menos; las oficinistas, funcionarias, artistas, gerentes en el sector privado, 10% menos.

Licencias de paternidad, insuficientes

Las licencias de paternidad de hasta 10 días que se otorgan en México son insuficientes para descargar el trabajo de cuidados, consideró Martha Barroso González, presidenta de la Comisión de Capital Humano y Obligaciones Patronales de Seguridad Social de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex).

Cada vez hay mujeres en puestos de alto nivel, como en el gabinete presidencial. Pero eso no acorta la brecha, porque nos seguimos topando con limitantes, señaló Taide Alejandra González Baca, secretaria técnica de la Confederación Regional Obrera Mexicana (CROM) ante la OIT.

“En pleno siglo XXI tenemos responsabilidades que se nos ha encomendado desde hace cientos de años y que no podemos dejar de hacer”, reprochó. Además de las oportunidades laborales que pueden perder por esto, las trabajadoras