En el último año las organizaciones de todo el mundo han enfrentado desafíos sin precedentes: por un lado, la pandemia de covid-19 ha trastocado la forma en que trabajan las personas; por otro, las empresas también están luchando por crear y desplegar entornos de trabajo más equitativos.

Durante este periodo, de acuerdo con información recabada por el Capgemini Research Institute, 70% de las compañías ha reportado incrementos en la productividad operativa, pero también se ha observado que 58% de las organizaciones en México indica que existen áreas de oportunidad en lo que a diversidad e inclusión (D&I) refiere.

Para muchos negocios esto podría parecer un callejón sin salida, ¿cuándo tienes recursos limitados deberías invertir en herramientas de trabajo digital o en iniciativas diversidad e inclusión?, ¿debes centrarte en hacer más fácil el trabajo de los empleados o hacer más fácil que los empleados trabajen juntos?

Nuevas investigaciones sugieren que éstos no son aspectos excluyentes, de hecho, se cree que la inversión en digitalización empresarial tiene un impacto positivo en la diversidad e inclusión laboral. Las organizaciones que destinan un presupuesto a integrar plataformas de trabajo digital están mejor preparadas para contratar talento diverso y promover la equidad en el entorno de trabajo.

Muchos empleados han expresado su deseo de seguir trabajando desde casa y los equipos ejecutivos los están escuchando: una encuesta del WorkLab de Microsoft identificó que 66% de los líderes empresariales está considerando rediseñar los espacios de oficina para el trabajo híbrido; pero también es cierto que conforme más empresas optan por abrir oficinas virtuales, las personas también tienen acceso a más oportunidad para elegir, haciendo que mitigar la inequidad laboral sea una necesidad imperativa.

Lo que sí es claro es que el cambio a los entornos de trabajo remoto e híbrido ha venido acompañado de una acelerada transformación digital, datos de McKinsey & Company señalan que al principio de la pandemia las industrias globales dieron un salto de “cinco años en la adopción de estrategias de atención al cliente y negocios digitales” en un plazo de sólo ocho semanas.

Una investigación realizada por ServiceNow, donde se sondeó a más de 900 líderes de negocio en alrededor de 13 países, indica que 58% de las firmas que han adoptado rápidamente tecnologías en su operación también ha visto mejoras en D&I. Más allá de los claros beneficios sociales de desarrollar políticas de diversidad e inclusión, estos progresos se han reflejado también en la creatividad y agilidad de los empleados, al grado que se estima que una tasa positiva de inclusión y diversidad puede representar también beneficios financieros para las organizaciones.

Para los ejecutivos de Recursos Humanos no es una sorpresa este círculo virtuoso entre diversidad, inclusión y digitalización: las empresas que ponen al capital humano al centro tienden a ser también más diversas".

De este modo, es posible identificar tres categorías de herramientas digitales que están impulsando la diversidad e inclusión empresarial:

  1. Las que dan a los negocios acceso a una oferta más amplia y diversa de candidatos laborales.
  2. Aquéllas que habilitan a las compañías para ejecutar de forma óptima sus iniciativas de D&I.
  3. Las que les permiten divulgar más fácilmente lo que están haciendo por formar una fuerza laboral equitativa e incluyente.

En la medida que cada vez más personas alrededor del mundo son vacunadas contra la covid-19, los negocios están evaluando como debería ser ese “regreso a la normalidad”. Las empresas que ya han dado el paso a la digitalización en sus sistemas administrativos, herramientas de trabajo y otros flujos digitales tienen una indudable ventaja.

Al encontrar formas eficientes de aprovechar estas soluciones en sus iniciativas de diversidad e inclusión, las organizaciones pueden hacer una verdadera diferencia en la experiencia de sus trabajadores, dándoles una experiencia memorable desde la contratación hasta su desarrollo interno.

Para los empleados esto brinda un entorno humano, centrado en sus necesidades; para la organización esto implica mejoras sustanciales en términos de productividad, creatividad y agilidad de negocio, además de construir valores instituciones y fomentar la lealtad de su plantilla.

*El autor es director general de ServiceNow para México e Hispanoamérica (@MauricioGarciaCepeda)