En julio-septiembre del 2018 el desempleo en México se redujo 0.1% en comparación con el mismo lapso del 2017, este avance estuvo acompañado de una reducción de trabajadores en la informalidad, esta situación implica que se insertaron al mercado laboral formal más personas, sin embargo, el tipo de ocupaciones que se han generado son las peor pagadas.

Cinco de cada 10 trabajadores en México perciben como máximo 5,301 pesos al mes (dos salarios mínimos). Las plazas laborales que se han creado corresponden a este grupo de ingresos, el más bajo de toda la clasificación. Mientras en el tercer trimestre del 2017 se tenían 21 millones de empleados con estos ingreso, para el mismo periodo de este año la cifra incrementó a 23.7 millones, de acuerdo con cifras de la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE) del Inegi.

Por tipo de ocupación, el puesto en el que creció el empleo de manera más significativa es el de operador de transporte (7.3%), seguido de los técnicos y trabajadores del arte (5.1%), los trabajadores industriales, artesanos y ayudantes (3.3%) y los trabajadores de la educación (2.9 por ciento).

Entre hombres y mujeres la tendencia es la misma, el porcentaje de personas que trabajan con un sueldo menor a 5,301 pesos mensuales (hasta dos salarios mínimos) es mayor en julio-septiembre de este año en relación con los mismos meses del 2017. En representación las mujeres son las que más puestos de bajo nivel ocupan: del total de mujeres ocupadas el 51.3% se ubica en este rubro de ingresos, para los hombres este porcentaje se reduce a 39.2%, de acuerdo con la ENOE.

Disminuyen los empleos con mejores ingresos

En el país sólo 4 de cada 100 trabajadores perciben más de cinco salarios mínimos (13,254 pesos mensuales), esta cifra el año pasado era de 5 por cada 100: esta situación implica una caída de 11.6% en la proporción de mexicanos ubicados en las plazas mejor pagadas.

Durante julio-septiembre del 2017 la población ocupada fue de 52.4 millones de personas de las cuales sólo 2.7 millones percibía más de cinco salarios mínimos mensuales, equivalentes a 5,301 pesos (la clasificación de ingresos más alta de la ENOE). Para los mismos meses de este año el número de empleados sí creció, hasta 54.1 millones, sin embargo el número de empleados con ese nivel de ingresos se redujo a 2.4 millones.

Los directivos y funcionarios de alto rango son los puestos que más se recortaron, pasando de 999,536 empleados en los escalafones más altos de sus empresas entre julio-septiembre del 2017 a 976,942 en el mismo lapso de este año. Esta situación expresa una caída de 2.3% en la ocupación de este tipo de empleos de alto nivel.

Empleos sin prestaciones aumentan

En términos absolutos ha incrementado el número de trabajadores que no tienen prestaciones laborales: durante julio-septiembre del 2018 se registraron 833,520 trabajadores más en esta condición en comparación con la cifra que se tenía en el periodo de análisis del año pasado.

En este lapso del 2017 más de la mitad (55%) de los trabajadores mexicanos se encontraban sin protección, es decir, no gozaban ni de acceso a instituciones de salud ni a otras prestaciones laborales. Para el mismo lapso de este año la proporción de la población ocupada que se encuentra en esta situación se encuentra en el mismo nivel.

Condiciones críticas de empleo

En México 2 de cada 10 trabajadores labora bajo condiciones inadecuadas, ya sea por la duración de la jornada, por los ingresos que percibe por su trabajo o por una combinación negativa de ambos factores.

El nivel de empleados bajo condiciones críticas supera la media en 13 entidades del país. Chiapas encabeza la lista con una razón de 4 por cada 10 (37.1%) trabajadores en condiciones laborales inadecuadas, continúan la lista Tlaxcala (24.08%), Veracruz (23.2%), Campeche (22.7%), Oaxaca (21.8%), Hidalgo (21.7%), Puebla (21.5%), Tabasco (20.6%), Guerrero (20.0%), Yucatán (18.4%), Estado de México (17.9%), Durango (17.8%) y Guanajuato (17.6 por ciento).

La Tasa de Condiciones Críticas de Ocupación también aumentó de manera importante en el último año. Mientras en septiembre-julio del año pasado el 13.4% (1 de cada 10) de la población trabajadora estaba en condiciones laborales desfavorables para este año el porcentaje creció a 15.6% (2 de cada 10).

[email protected]