La disparidad en los salarios y acceso al trabajo entre hombres y mujeres en el mundo no ha tenido cambios notorios en las últimas tres décadas, advirtió la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

En el marco del Día Internacional de la Mujer que se conmemora este viernes 8 de marzo, el organismo multilateral expuso que desde que empezaron los esfuerzos para reducir la brecha de género en el mundo laboral, hace 27 años, ésta se ha reducido solamente 2 por ciento.

En 2018, 1,300 millones de mujeres tuvieron un empleo formal a nivel global, lo que contrasta con los 2,000 millones de posiciones laborales que ocuparon hombres, detalla en el reporte Un paso decisivo hacia la igualdad de género.

“En otras palabras, las mujeres seguían teniendo 26% menos probabilidades de ser empleadas que los hombres”, expresó Manuela Tomei, directora del Departamento de Condiciones de Trabajo e Igualdad de la OIT.

Esto a pesar de que los sondeos realizados por el organismo indican que el 70% de las mujeres preferiría trabajar en vez de quedarse en casa.

Además de las diferencias en el acceso al trabajo, agrega la OIT, las mujeres tienen más probabilidades de encontrar empleo en posiciones poco calificadas y con peores condiciones que los hombres.

De hecho, las mujeres están más expuestas al empleo informal que los hombres, en más de 75% en América Latina.

La institución identificó una serie de factores que impiden que la brecha laboral de género se disminuya, el principal sigue siendo el cuidado de los niños.

"En los últimos 20 años, el tiempo dedicado por las mujeres al cuidado de los niños y al trabajo doméstico no remunerado apenas ha disminuido, y el tiempo que le dedican los hombres ha aumentado sólo ocho minutos por día", puntualizó Tomei

A este ritmo, agregó, "serán necesarios más de 200 años para alcanzar la igualdad en el tiempo dedicado al trabajo de cuidado no remunerado".

Penalizadas por la maternidad

Según el informe, 647 millones de mujeres en edad de trabajar (21.7%) en el mundo realizan tareas del hogar de manera gratuita y a tiempo completo; este porcentaje alcanza el 60% en los países árabes.

A modo de comparación, sólo 47 millones de hombres (1.5%) se dedican a este tipo de actividad.

Esta desigualdad hace que las madres sufran una "penalización profesional de la maternidad" frente al empleo, mientras que los padres se benefician de un bono salarial, advierte la OIT.

Este “castigo” es evidente, destaca el organismo. En la última década, la diferencia entre las mujeres adultas con hijos menores de seis años que trabajan frente a las mujeres sin hijos aumentó 38 por ciento.

Esto impacta también el liderazgo y las posiciones estratégicas al interior de las empresas, ya que solamente 25% de los gerentes con hijos menores de seis años son mujeres. Esta proporción aumenta a 31% cuando no tienen hijos pequeños.

"Cuando los hombres participan más en actividades de cuidados no remunerados, hay más mujeres en puestos de dirección", afirmó Manuela Tomei.

La brecha salarial también se ha mantenido y la diferencia entre los que ganan hombres y mujeres es de 20% en el mundo, a veces el doble en países como Pakistán y Arabia Saudita.

"No alcanzaremos un futuro de trabajo con justicia social, que necesitamos, a menos de acelerar las acciones que apuntan a mejorar los avances en materia de igualdad de género en el trabajo", advirtió el director general de la OIT, Guy Ryder.

"Ya sabemos lo que se debe hacer", concluyó.

[email protected]