La automatización de procesos ha transformado poco a poco las actividades diarias de Recursos Humanos. Ahora una aplicación en la computadora permite filtrar currículums, pagar nóminas, detectar intereses y hasta resolver dudas de los colaboradores. ¿Se están quedando sin trabajo estas áreas? La respuesta es no, por el contrario, el rol de un ejecutivo de capital humano se ha ido transformando junto con el avance tecnológico hacia un enfoque más estratégico.

De acuerdo con especialistas en esta materia, la transformación digital de las áreas de talento es ya una necesidad, debido al tiempo que se invierte en procesos manuales que limitan la participación estratégica de estos departamentos en los negocios. El Reporte de tendencias de Recursos Humanos de DocuSign identificó que entre las prioridades de los gestores de talento en México están el desarrollo de personal (66%), la mejoría de la satisfacción de los empleados (58%) y la adopción de nuevas tecnologías (58%).

“No me da la vida”, ésta es una frase muy común en los departamentos de capital humano, afirmó Carlos Ganoza, Ceo de Quantum. Los directivos de Recursos Humanos quieren hacer cosas que agreguen más valor, opinó el especialista, pero están “atrapados por todo el trabajo manual y operativo”.

El interés de los ejecutivos de estas áreas por agregar más valor a las compañías y el papel que puede jugar la digitalización en esta causa se reflejan en los procesos con alta prioridad de automatización: promoción (53%), planeación de desempeño (52%) y contratación (48%), según el reporte.

Sin embargo, la digitalización demanda una evolución y un cambio de rol de los profesionistas de estas áreas. “Los equipos de Recursos Humanos más exitosos se consideran socios empresariales estratégicos y no solo ejecutores de programas de Recursos Humanos. Ellos están mejor posicionados para acompañar sus empresas en el proceso de modernización”, aseguró Gustavo Brant, vicepresidente para Latinoamérica de DocuSign.

Para Francisco Vázquez, Country Manager de Rankmi México, la automatización en los departamentos de capital humano implica que los ejecutivos asuman un rol más enfocado en decisiones, estrategias de retención, análisis de información, gestión de talento, desarrollo del personal, liderazgo o marca empleadora.

“Antes se veía a Recursos Humanos como el área que se encargaba de contratarte, pagarte y correrte, y nada más. Ese rol está fuera o va de salida, aunque depende mucho de las compañías y la cultura de éstas. Pero es ahí donde la tecnología puede dar el giro para que el líder de Recursos Humanos tenga un valor importante como estratega, tomador de decisiones, reforzando la cultura y analizando datos”, expuso.

Tan sólo la digitalización de los procesos manuales de reclutamiento puede ahorrar hasta el 50% de las horas laborales dedicadas a ello, de acuerdo con Quantum. Carlos Ganoza considera que el tiempo ahorrado en consecuencia se puede dedicar a otras cosas como estrategias para retener al mejor talento.

El papeleo es la razón principal que identificaron los ejecutivos de Recursos Humanos en México que vuelve más lento los procesos en estos departamentos, de acuerdo con el estudio de DocuSign.

“Para ser cada día más estratégicos, estos ejecutivos deben basar sus decisiones en datos, tener una visión alineada con el negocio, una mentalidad móvil y global, estar atentos a las tendencias. En resumen, modernizarse para ayudar el negocio”, puntualizó Gustavo Brant.

Reporte de tendencias de RRHH, DocuSign

¿Hasta dónde se automatiza?

Aunque la automatización le ofrece grandes ventajas a las áreas de gestión de talento, la realidad es que no todas las tareas pueden ser cubiertas por la digitalización. Existen actividades que las computadoras no pueden hacer, es ahí donde deben concentrarse los esfuerzos.

“Todo aquello que no es repetitivo y que requiere mayor interacción humana son aspectos que no se pueden automatizar”, explicó el country manager de Rankmi México. Por ejemplo, en los procesos de reclutamiento se puede digitalizar la depuración de CV, las pruebas e incluso algunas entrevistas, pero el encuentro con los candidatos que más se apegan al perfil que buscas es un camino del proceso de reclutamiento que no puede digitalizarse, mucho menos la decisión de quién se incorporará a la empresa, agregó.

Por su parte, Carlos Ganoza, expuso que los procesos de reclutamiento, entrenamiento e inducción, y las consultas de los colaboradores son algunas actividades que pueden automatizarse, pero hay un margen importante de automatización si se revisan otras cosas que influyen el ciclo de vida del empleado.

“Chamba, hay muchísima y son cosas de mucho valor”, acotó el Ceo de Quantum, pero los procesos manuales y repetitivos limitan que Recursos Humanos se enfoque en ello.