Después de un año complejo, el mundo del trabajo no es el mismo. El impacto de la pandemia en el mercado laboral generó un cambio en las necesidades y aspiraciones del capital humano. En ese sentido, replantear la propuesta de valor como empleador (EVP, por sus siglas en inglés) para la retención de talento será tan vital como las estrategias de negocio en el mediano plazo.

De acuerdo con el informe Employer Branding NOW 2021 de Universum, el 46% de los empleadores en el mundo está evaluando cambios en su oferta de valor al empleado. En ese sentido, las organizaciones deben reflexionar en torno a si su EVP está alineado a la realidad y es lo suficientemente sólido para enfrentar las nuevas dinámicas laborales.

Por ahora, los atributos más importantes en los programas de valor a nivel global son: propósito inspirador, formación y desarrollo profesional, innovación, oportunidades para tener un impacto y condiciones laborales flexibles. Además de estas acciones, si se observa con lupa a los 90 empleadores más atractivos del mundo, el elemento más importante en su oferta es la diversidad y la inclusión.

Pero la pandemia ha alterado las cosas en el mundo laboral de manera que la oferta de valor hacia los empleados ha ganado mayor relevancia, principalmente ante un escenario de cambios profundos en las formas de trabajo, avance de la digitalización, movimientos sociales en favor de la inclusión y aumento en el nivel de agotamiento físico y mental de las y los colaboradores.

De esta manera, se destaca en el estudio de Universum, las grandes marcas empleadoras están poniendo énfasis en cinco estrategias para el rediseño de la EVP:

  • Formación y desarrollo profesional (43%)
  • Propósito inspirador (32%)
  • Bienestar de los colaboradores (29%)
  • Innovación (29%)
  • Condiciones laborales flexibles (25%).

“El atributo que más se ha destacado en los últimos 12 meses es el trabajo flexible. El siguiente gran aumento es el ‘compromiso con la diversidad y la inclusión’, que ahora se ha convertido en el atributo de EVP número uno entre los empleadores más atractivos del mundo. Esto puede reflejar en parte el impacto del movimiento Black Lives Matter, pero también es un atributo que ha ido creciendo de manera constante en importancia durante los últimos cuatro años”, expone la firma en su reporte.

4 lecciones para todas las empresas

Desde inversión en desarrollo de talento hasta el rediseño rápido de su EVP, los empleadores más atractivos en el mundo se caracterizaron por la resiliencia y la apuesta en la gente.

Las cuatro lecciones de las marcas empleadoras líderes que pueden replicar otras organizaciones son:

  1. Inversión en talento. Las empresas apostaron por programas de pasantía, una inversión que no fue sencilla porque se trasladaron a un ambiente remoto que requirió de una nueva forma de desarrollar y supervisar al talento joven. Las marcas más atractivas tienen un flujo de capital humano más dinámico en comparación con aquellas que recortaron estos programas.
  2. Actualización de EVP. Estos programas generalmente están diseñados con una vigencia de largo plazo, pero la pandemia obligó a un rediseño rápido y de aplicación inmediata, incorporando atributos como la diversidad e inclusión y el trabajo flexible.
  3. Decisiones con datos. La toma de decisiones no es sencilla, pero los datos pueden facilitarla, los empleadores más atractivos hicieron un análisis y reaccionaron con base en información.
  4. Más inspiración. Un propósito fuerte resuena entre los profesionales jóvenes, que quieren asegurarse de que sus propios valores se reflejen en las empresas para las que trabajan. Es por ello que los propósitos inspiradores fueron una tendencia entre las 90 empresas más seguidas por el talento.

“Para las empresas que compiten por calidad en el talento, deberán asegurarse que los mensajes de su marca empleadora y los grupos de talento hayan superado la crisis y estén listos para entrar en acción. Para algunos, construir una estrategia significa mirar hacia adentro, enfocarse en ‘re-capacitar’, otros se centrarán en optimizar su EVP para adaptarse a la ´nueva normalidad´. Para todos, el nuevo mantra es dejar atrás la mentalidad de supervivencia de 2020 y aceptar nuevos desafíos en la transformación del talento”, concluye el estudio.