La transformación digital revolucionó rápidamente a las empresas de la mano de la pandemia. Los proyectos digitales se aceleraron a raíz de las medidas de confinamiento masivo y este fenómeno trajo nuevos desafíos para la agenda de trabajo de Recursos Humanos.

De acuerdo con una encuesta de la Asociación Mexicana en Dirección de Recursos Humanos (Amedirh), el teletrabajo es el desafío más grande que enfrentan los encargados de la gestión de talento en el contexto del boom tecnológico.

El 52% de los encargados de capital humano afirma que el home office es el principal reto frente a la transformación digital acelerada; en segundo y tercer lugar se ubican la seguridad informática y los proyectos digitales, respectivamente, cada uno con 18% de las respuestas. Mientras que un 8% indica que la desconexión digital es el tema más relevante.

“La transformación digital acelerada por la pandemia de la covid-19 en el último año y medio en organizaciones con los más diversos perfiles no siempre ocurrieron siguiendo un programa de actualización, sino apremiados por la contingencia. De ahí nuestro interés por explorar mediante una encuesta el alcance de los cambios emprendidos”, señaló Mauricio Reynoso, director general de la Amedirh.

Los ejecutivos de talento perciben que la implementación de tecnologías de la información llegó para quedarse y, entre las herramientas con más impulso para el resto del 2021, el 34% considera que serán las aplicaciones, portales y quioscos de recursos humanos, seguidas por las videoconferencias (30%), plataformas para inducción y onboarding (18%), software para gestión de proyectos (11%) y gamificación (8%).

Sin embargo, ante la acelerada adopción tecnológica que continuará en el ámbito laboral, Mauricio Reynoso opina que no se debe perder de vista el enfoque humano. El “humanismo digital”, detalla, será igual de importante que la digitalización de los procesos.

“En términos amplios, este concepto se refiere a la convicción de personas y organizaciones del potencial de la tecnología para contribuir al cambio positivo en las sociedades”, explica.

En este renglón, los líderes de Recursos Humanos contemplarán acciones como la revisión de la propuesta de valor al empleado, la reestructuración de las jornadas de trabajo, los programas de desconexión digital, la modificación de las modalidades de contratación y los cambios en la compensación y beneficios.

Cambio de prioridades

La pandemia no sólo aceleró la transformación digital, también cambió las prioridades para las áreas de capital humano. De acuerdo con una encuesta de Holmes HR, antes de la crisis sanitaria, el aumento de la productividad era el enfoque más relevante para los responsables de la gestión de personas, así lo manifiesta 53% de ellos, seguido por atracción y retención de talento (48%), la mejora del clima laboral (38%). Sólo 12% indica que el teletrabajo formaba parte de sus objetivos.

La emergencia sanitaria por la covid-19 redujo la importancia de la productividad y reclutamiento de talento para las áreas de capital humano y elevó el enfoque en la seguridad física y mental de los colaboradores, el teletrabajo, el salario emocional y la regulación de las nuevas normas laborales en el país.

“El 54% de los encuestados considera que la gestión del teletrabajo ha sido el mayor reto para los departamentos de Recursos Humanos durante la pandemia. Sin duda, el mayor desafío para muchas compañías, pero no ha sido el único”, destaca Holmes HR.

Entre los desafíos que dejará la pandemia para los encargados de la gestión de talento se encuentran la atención en la salud y seguridad de los colaboradores, la adaptación rápidamente a los cambios y mantener el compromiso y desempeño de los trabajadores.

Después de la pandemia, el 70% de los ejecutivos afirma que apostará por modelos de trabajo flexibles y otro 36% implementará un esquema mixto, las razones para mantener estas nuevas formas de trabajo son la mejoría de los indicadores económicos y la adopción de tecnología necesaria para continuar con el teletrabajo.