La acelerada transformación digital de las empresas y la automatización del mercado han fomentado la creación de nuevos puestos de trabajo, muchos de ellos como sacados de la ciencia ficción, lo que le dará nuevas oportunidades a las personas trabajadoras y a los jóvenes que se incorporen a la fuerza laboral en la pospandemia.

De acuerdo con el Foro Económico Mundial (WEF, por sus siglas en inglés), en el año 2025 desaparecerán alrededor de 85 millones de empleos debido a la automatización; sin embargo, los avances tecnológicos permitirán la creación de 97 millones de nuevos puestos de trabajo.

Después de una pandemia que aceleró la adopción de la tecnología en el mundo del trabajo, ¿a qué empleos retornarán las personas? La emergencia sanitaria acotó los tiempos que se tenían previstos para el surgimiento de nuevos roles, de manera que algunos empleos del futuro se han convertido en “trabajos del presente”.

El Centro para el Futuro del Trabajo de Cognizant identificó al menos 10 nuevos empleos del futuro que se adelantaron a raíz de la pandemia, entre los cuales se encuentran:

  1. Facilitador de trabajo remoto. Antes de la pandemia se estima que sólo 5% de las empresas tenías políticas de teletrabajo. Ante el crecimiento de esta modalidad y la cantidad de organizaciones que la dejará como una alternativa permanente, este rol está enfocado en optimizar la experiencia del home office en las organizaciones.
  2. Consultor de compromiso fitness. Su rol es guiar a las personas (pacientes) con rutinas de ejercicios físicos y mentales diarios y semanales enfocadas en el bienestar, incluyendo ejercicios de aprendizaje personalizados de tres minutos y sugerencias para "espacios de juego" al aire libre. Implica experiencia uno a uno de manera remota y presencial, coaching y dominio de los diferentes dispositivos electrónicos relacionados con estas actividades.
  3. Diseñador de hogar inteligente. Durante la construcción o modernización de un hogar, son personas que se encargan del diseño e implementación de tecnología para desarrollar espacios inteligentes, por ejemplo, conexiones adecuadas para Internet, cerraduras digitales o insonorización
  4. Consultor de inmersión XR. Este rol trabaja de la mano con artistas técnicos y desarrolladores de software para diseñar entornos virtuales de trabajo y de capacitación, así como para guiar y entrenar a la fuerza laboral para lograr mejores niveles de productividad en estos entornos.
  5. Arquitecto del entorno laboral. Todos los aspectos sanitarios y de estructura física de los espacios de trabajo en las empresas tendrán que reinventarse en la pospandemia. Este rol se enfoca en el diseño de las oficinas centrándose en las necesidades del empleado.
  6. Auditor de algoritmos. La necesidad de conexión permanente en todos los aspectos de la vida ha acelerado la ventaja competitiva que le aportan los algoritmos a las empresas digitales. De esta manera, y debido al creciente escrutinio de los datos generados, se abre el espacio para un rol que se encargue de verificar estos códigos para garantizar que la fuerza laboral futura también sea una fuerza laboral justa.
  7. Detective de datos. Su papel es generar recomendaciones y respuestas comerciales a través de la investigación de datos generados por dispositivos, sensores, monitores biométricos e infraestructura informática, entre otros.
  8. Pronosticador de desastres cibernéticos. Ante la hiperconexión actual en las empresas, este rol está enfocado en analizar puntos débiles de la red de ciberseguridad, así como en pronosticar y evitar ataques cibernéticos en la red de las organizaciones.
  9. Arquitecto de mareas. Esta especialidad está enfocada en la planeación y ejecución de proyectos que trabajen con la naturaleza en las ciudades. Involucra conocimiento en ingeniería hidrológica, ingeniería civil y diseño arquitectónico, así como experiencia demostrada en el desarrollo de proyectos ambientales que involucren el conocimiento de las mareas.
  10. Gerente de equipos hombre-máquina. Su función es identificar tareas, procesos, sistemas y experiencias que pueden actualizarse con las nuevas tecnologías disponibles y repensar los enfoques, habilidades, interacciones y construcciones. Además, define los roles, responsabilidades y reglas para que las máquinas y los trabajadores se coordinen para realizar tareas.

Anticiparse al cambio

“Si hay una lección que nos ha enseñado la pandemia es la de anticipar el cambio”, aseguró Robert Brown, vicepresidente del Centro para el Futuro del Trabajo en un análsis difundido por el WEF. Así, a pesar de lo complejo que puede ser predecir la fotografía del mercado laboral en la era pospandemia, es importante que los líderes aprovechen el futuro del trabajo como una ruta paralela al propio negocio para planificar.

En ese sentido, el Foro Económico Mundial le recomendó a las empresas observar a través de ciertos indicadores cómo se reconfigura el mercado laboral de la mano de los avances tecnológicos. Este ejercicio les permitirá tener claridad sobre los nuevos roles que comienzan a surgir y que pueden ayudar a mejorar su rentabilidad.

Durante el 2021, estimó el organismo, es probable que el futuro del trabajo continúe adelantándose y la teoría se convierta en realidad. Pero la mejor manera de adaptarse a los nuevos empleos que surjan, es imaginándolos constantemente.

Lo más importante, expuso Robert Brown, es estar consciente que los nuevos trabajos que se crearán con la cuarta revolución industrial no implican literalmente una sustitución de mano de obra, sino la oportunidad de acceder a mejores oportunidades laborales, aunque esto depende en gran parte de la disposición del talento para desarrollar nuevas habilidades.