El auto más avanzado del mundo no fue la excepción y tuvo que retrasar su presentación en varios mercados mundiales, entre ellos el nuestro. Durante la última edición de la Fórmula E, Porsche aprovechó el ambiente generado por la carrera para mostrar a su deportivo de cuatro puertas impulsado por electricidad. Como era de esperarse llamó la atención de todos los asistentes, y por momentos, acercarse y tomarle una fotografía resultó casi imposible.

Meses después, Porsche preparó una prueba de manejo para conocerlo de cerca y saber todos sus secretos, desde sus prestaciones pasando por los protocolos de carga de las baterías hasta saber sobre las versiones y el valor de cada una de ellas. Así es el Porsche Taycan.

 

Sello de Stuttgart

Este modelo no es el primero que recurre a una configuración 5 puertas, recordemos que hace algunos años llegó Panamera. Lo que es un hecho es que Taycan es el primero en su tipo en ser propulsado por electricidad lo que planteó nuevos retos como lograr la habitabilidad esperada sin comprometer el peso, formas que lograsen una resistencia al avance baja para maximizar la autonomía de la batería y un diseño que en todo momento sea fiel a los principios de imagen de la casa de Stuttgart.

Sus dimensiones muestran un largo de casi 5 metros (4,963 milímetros), por una anchura de 1,966 milímetros y una altura de 1,381 milímetros; cómo verás Porsche no se ha preocupado tanto por hacer una estructura compacta sino que por el contrario, muestra en todo su esplendor las líneas y formas de este alemán.

Las claves de su diseño son las prominentes y altas salpicaderas que responden a lo dictado por el 911 desde su nacimiento; sirven para abrazar al cofre delantero y para colocar las luces principales, otro elemento distintivo. Por los costados notarás la “Flying line”, que parte en lo

más alto del parabrisas y baja contínuamente hasta la punta trasera llevando a su paso las formas del techo y el medallón.

Por los costados podrás aprecias los grandes rines, que dependiendo de la configuración, hay un juego que se dispone con cubiertas para reducir las turbulencias que pudiera generar el giro mismo de cada una. Le siguen el ancho eje trasero que obliga a las salpicaderas a ser igualmente voluminosas así como las luces deltanteras flotantes.

Como ocurre en otros modelos del fabricante, se vale del sistema Porsche Active Aerodinamics, que de manera eléctrónica gestiona algunos elementos de la carrocería como las entradas activas que se alojan en la fascia o el mismo alerón trasero que se despliega al estar en movimiento y que de acuerdo a la velocidad, aumenta su ángulo de incidencia.

Lo mejor

El interior tiene una configuración 2+2; es cierto que la banca trasera podría albergar a un tercer ocupante pero desafortunadamente es muy estrecha y rígida con lo que viajaría muy incómodo.

Ante el conductor se erige el tablero más avanzado y mejor terminado de Porsche en su historia. La sensación única no se debe solamente al empleo de los mejores materiales sino a la excelsa mano de obra para llevar los acabados a su máxima expresión. Le sigue el apartado tecnológico por una pantalla curva de alta definición de 16.8” que sirve como centro de información y que, de forma digital, presenta los característicos tres diales de Porsche. En los costados de la misma Porsche agregó la tecnolgía Direct Touch Control que permite acceder a sistemas de conducción de forma directa. La segunda pantalla está ubicada en el centro de la consola y tiene una superficie de 10.9” también HD y es la puerta de entrada al sistema Porsche Communication Management, que además de controlar el sistema de infoentretenimiento también gestiona los cuatro modos de manejo disponibles: Range, Normal, Sport y Sport Plus.

Herencia de la competición

El tren motriz de Taycan es el más avanzado que se pueda encontrar hasta ahora en la industria automotriz. Esto se debe a las soluciones e innovaciones en materia de desempeño.

En primer lugar están dos motores eléctricos de tensión constante síncronos, uno por cada eje; son diferentes y responden a objetivos específicos. Importante es destacar que ofrecen tracción en las cuatro ruedas pero que a diferencia de otros modelos con este sistema, aquí no tienen ningún elemento mecánico que los una sino que todo ocurre por medio de la electrónica cuya respuesta ocurre en apenas 400 milisegundos.

El motor del eje delantero está acoplado a una transmisión de dos velocidades, la primera en su tipo misma que fue desarrollada por Porsche y de la que tiene patente. Su función es obtener el mayor torque para una etapa de aceleración (primera marcha), y ya en velocidad crucero, alcanzar el mayor confort y eficiencia del generador para alcanzar un mejor nivel de autonomía (segunda velocidad). Tiene un poder máximo de salida de 335 kW y un torque de 550 Nm y puede girar hasta 16 mil revoluciones por minuto. Además cuenta con un inversor de voltaje de 800 volts.

En el eje delantero, el motor es más compacto y acoplado a una transmisión de una sola velocidad. Alcanza una potencia de salida de 190 kW y de 175 kW para la versión Turbo. La recuperación de la energía ocurre como en otros modelos, cuando se pisa el pedal del freno. La capacidad de recuperación es de hasta 355 caballos.

Por el momento son dos versiones las que llegarán a nuestro país, Taycan Turbo y Taycan Turbo S.

rrg