Evitar el aumento de la temperatura del planeta es tal vez el principal objetivo de la Organización de las Naciones Unidas. La emisión de gases de efecto invernadero a la atmósfera es una de las mayores preocupaciones de la humanidad porque además de que sus efectos ya se resienten en todo el planeta, de continuar elevándose el temómetro mundial, sus efectos serán catastróficos.

Una de las acciones emprendidas por la ONU es la implementación del Programa Global E-Mobility, que fue firmado el 8 de diciembre de 2019 durante la realización de la Conferencia sobre el Cambio Climático (COP25).

Este tratado pone a disposición de los países participantes apoyos para que cuanto antes pongan en circulación vehículos eléctricos y de este forma dejen de circular los dependientes de combustibles fósiles.

El Global E-Mobility Programme cuenta con un presupuesto inicial de 33 millones de dólares y se espera que durante su desarrollo logre un financiamiento de más de 400 millones de dólares gracias a la participación de instituciones como la Comisión Europea, El Banco Asiático de Desarrollo y otros organismos de los sectores público y privado.

El documento declara que “ayudará a los gobiernos a establecer políticas de apoyo para permitir la transferencia de tecnología, la participación del sector privado y el acceso a financiamiento comercial para la introducción de flotas de autobuses eléctricos, vehículos de dos ruedas, vehículos de tres ruedas, camiones, vehículos ligeros y vehículos privados. También creará tres plataformas regionales para apoyar la transición a la movilidad eléctrica en África, Asia y el Pacífico, y América Latina y el Caribe”.

Nuestro país no forma parte de este plan y de esta forma queda en desventaja competitiva en la región al carecer de planes y apoyos específicos para poner en circulación vehículos eléctricos a gran escala. De acuerdo al documento “Venta de vehículos híbridos y eléctricos por entidad federativa”, elaborado por INEGI, en los  estados de Aguascalientes y Zacatecas, por ejemplo, no se registró la venta de una sola unidad eléctrica en 2020. 

Los países que forman parte del Programa Global E-Mobility son: Antigua y Barbuda, Armenia, Burundi, Chile, Costa Rica, India, Costa de Marfil, Jamaica, Madagascar, Maldivias, Perú, Seychelles, Sierra Leona, Santa Lucia, Togo, Ucrania y Uzbekistan. 

 

marcos.martinez@eleconomista.mx