El pasado quedó atrás pero siempre vale la pena tenerlo presente. A principios de la década de los ochenta el entonces director de la corporación Chrysler, Lee Iacocca, tras el éxito de la plataforma K, trabajó en un concepto para mantener actualizada su idea y el éxito. Así, en 1983 dio inicio la producción de la primera generación del Voyager, un monovolumen con tres filas de asientos, maximización del espacio interior y una comodidad sin precedentes para la familia. Desde entonces es un hito en la industria automotriz.

De esta forma y luego de más de 15 millones de unidades vendidas, Chrysler lanzó en México a una generación más ahora conocida como Pacifica. Con una imagen moderna con trazos ovales que se notan en las formas de las unidades de iluminación, la parrilla tipo diamante y laterales con un tratamiento notoriamente más aerodinámicos, esta minivan se nota lista para enfrentar la pequeña pero dura competencia que hay en nuestro país.

Un detalle que vale mucho destacar es la configuración de la parte trasera no solo por las calaveras unidas por una franja lateral sino por el cuerpo redondo que forman la parte media de la quinta puerta con el alerón.

La facilidad de uso para la familia está determinada por el accionamiento eléctrico de los accesos laterales y de la cubierta de la cajuela.

Como en casa

El nuevo modelo solo se comercializa en una versión lo que beneficia al cliente interesado en un minivan porque Chrysler dispone de todos sus sistemas y equipamiento. De esta forma la lista de amenidades inicia con el sistema de de control de los asientos para la segunda y tercera filas, Stow´N Go, que por medio de una fácil operación manual, las butacas quedan ocultas en el piso logrando.

La zona trasera se beneficia de dos pantallas HD de 10”, ocultas en los respaldos de las butacas de la primera fila, que cuentan con reproductor BluRay, DVD, puertos USB y HDMI, dos pares de audífonos y dos controles remotos; ambas operan independientemente.

Para el frente la interacción con el auto y los teléfonos inteligentes se da por medio de una pantalla de 10.1” que aloja a la versión 5 del Uconnect. Una función perfecta para las familias es la FamCam, sistema que utiliza una cámara para proyectar lo que acontece en los asientos traseros con lo que es posible mantener vigilados a los más pequeños.

Sin sacrificios

Gracias a que Pacifica es propulsada por el V6 Pentastar, la entrega de potencia y par siempre siempre ocurre en un rango idóneo, sobre todo en carretera cuando es necesario hacer un rebase o incorporarse a un carril de mayor velocidad.

marcos.martinez@eleconomista.mx