La electrificación sigue su marcha a velocidad de la luz. Cada día son más modelos en diferentes tipos de carrocerías los que salen al mercado. Hoy toca el turno a este sedán de cuatro puertas que tiene todo el sabor de un coupé por detalles como su largo cofre, su escasa altura, la caída del techo o un voladizo trasero muy corto. El RS e-tron GT está listo para unirse al e-tron y reforzar la ofensiva de movilidad alternativa del fabricante alemán en México.

Menos excéntrico

El RS e-tron GT es un vehículo imponente por su tamaño y baja altura. Tiene de largo casi 5 metros por 1.9 metros de ancho y apenas 1.4 metros de altura. Por su parte la distancia entre ejes es de casi 3 metros. Todo ello se traduce en un habitáculo confortable, en el que incluso no hay sacrificio para las piernas en la segunda fila, y en el que la altura tampoco representa problema para viajar en cualquiera de las 5 plazas.

Su diseño no solo es moderno sino que responde a las necesidades aerodinámicas y de funcionalidad. Por ejemplo, la parrilla (que puede ordenarse como un extra en el color de la carrocería), permite la entrada de aire que sirve para el sistema de refrigeración de las baterías.

De igual forma, en la fascia delantera, existen dos entradas de aire que de acuerdo a la temperatura de los discos de freno, pueden abatirse para permitir el paso del aire y ayudar a enfriar los discos. Por su parte los rines de 21” cuentan con un tratamiento especial para reducir las turbulencias que se generan al rodar y que terminan por aumentar la resistencia al aire, de esta forma se consigue un mejor Cx.

El sistema de iluminación cuenta con los faros láser matrix led que ofrecen un alcance de poco más de 600 metros pero que también ajustan automáticamente su intensidad y distancia sin que el conductor tenga que distraerse al volante. Esto ocurre gracias a que es capaz de detectar otros vehículos en la vía con lo que puede reducir la intensidad o apagar las luces por secciones. En la parte trasera se esconde un alerón plegable que tiene 2 posiciones. Cada una se despliega a velocidades a partir de 50 km/h y 70 km/h; a él se suma el sistema de iluminación dinámica en el que las calaveras traseras, que están unidas por una franja horizontal, se iluminan secuencialmente para darte la bienvenida o despedida del RS e-tron GT.

Tecnología total

El habitáculo tiene un toque especial porque si bien luce moderno (como el propio concepto del vehículo), no cae en trazos aventurados que terminan por complicar la operación de los diferentes sistemas.

Los asientos delanteros firmados por la división RS así como el volante se ajustan eléctricamente, el Audi Virtual Cockpit Plus con 3 vistas se configura a placer mientras que en la consola central se pueden gestionar todo los sistemas y ajustes del vehículo como el sistema de Navegación Plus MMI, Apple CarPlay y Android Auto, el audio Bang & Olufsen Premium 3D co 710 watts o el Audi Drive Select.

Más de 400 kilómetros

La autonomía de hasta 472 kilómetros de acuerdo al ciclo WLTP es un dato obtenido en condiciones controladas. Es importante que para sacarle el mayor provecho a la batería de 93 kWh hay que saber utilizar el sistema de regeneración que juega un papel decisivo en sus prestaciones al momento de frenar o de dejar avanzar al auto por inercia.

La tracción es quattro gracias a dos motores eléctricos (uno por cada eje), cuya gestión es electrónica sin la presencia de elementos mecánicos. En modo boost, que dura 2.5 segundos, ofrece hasta 475 kWh (646 hp), y 830 Nm (612 lb-pie). La transmisión es de dos velocidades.

Carga

Con una toma de Corriente Alterna de 11 kW el tiempo de carga es de 10 horas y para ello Audi entrega un cargador casero. Con un de Corriente Directa (acepta una potencia de hasta 270 kW), el tiempo se reduce a poco menos de 30 minutos para alcanzar el 80 por ciento.

marcos.martinez@eleconomista.mx