El cineasta alemán Wim Wenders terminó su película homenaje a la coreógrafa Pina Bausch, filmada en 3D, una tecnología "que abrirá nuevos horizontes para los documentales", dijo en una entrevista durante el festival de cine de Transilvania (Rumania).

"Pina y yo queríamos hacer esa película desde hace 20 años. El concepto era que ella nos llevara a su universo. Habría sido un poco como un road movie en el que yo la habría acompañado al extranjero", cuenta el realizador, autor del documental "Buena Vista Social Club" (1999), un vibrante homenaje a los músicos cubanos.

Gran figura de la danza contemporánea, Pina Bausch murió en junio de 2009, a los 68 años, "un mes antes de que comenzáramos a rodar".

"No le veía sentido continuar", añadió.

"Fue solamente después de un momento con su ballet del Tanztheater de Wuppertal (oeste de Alemania) cuando nos dimos cuenta de que le debíamos esa película", dice Wenders, Palma de Oro en Cannes en 1984 con "París, Texas".

"He terminado el rodaje. Estoy ahora en pleno montaje, pero la película no estará lista antes del año próximo", precisó en esa entrevista con en Cluj, donde es el invitado de honor de la novena edición del TIFF, uno de los más importantes festivales de cine de los Balcanes.

Wim Wenders filmó ampliamente, en escena y fuera de ella, a los bailarines que trabajaron con "la gran dama de la danza", conocida mundialmente por su estilo expresionista.

"Se volvió una película sobre su trabajo. Evidentemente es muy diferente de lo que hubiésemos hecho juntos" si ella estuviera viva, precisó.

Para resaltar la gracia del arte de Pina Bausch "basado en el espacio", el realizador alemán decidió recurrir a la 3D el año pasado.

" Hasta hace poco, la 3D no lograba mostrar la vida real de manera graciosa. Los movimientos eran fluidos para los personajes de animación", pero no para los filmados en realidad, estimó.

Rodar escenas de la vida real en 3D no fue simple. "Usted tiene que olvidarse de lo que sabe sobre la realización", recalca Wenders.

Para el cineasta alemán, la 3D no se va a limitar a las películas de animación y con grandes espectáculos "como se ve desde el comienzo".

"En el futuro, será una herramienta ideal para los realizadores de documentales. Eso les abrirá nuevas perspectivas. Tal vez dentro de pocos años todos los documentales serán filmados en 3D, y quizás revivirá el género como lo ha hecho el digital".