Visitar el cine acompañado de un buen combo de palomitas ya no será igual. Para los amantes del séptimo arte ha llegado un nuevo formato, el 4DX, que hará sentir a los espectadores dentro de la propia película.

Este formato no es una proyección con imágenes en cuarta dimensión, sino una conformación de elementos que incluyen a los espectadores dentro de la película con sonidos envolventes, aromas, movimiento y sensaciones.

¿Qué es lo que pasa dentro de la sala? Las películas se tornan a una experiencia completa gracias a la combinación de elementos: butacas con movimiento, viento, aspersores de agua, efectos con luces, niebla, burbujas, olores y sonido personalizado, aunado a una proyección en 3D.

Estos detalles se desenvuelven acordes con la cinta que se disfruta. La iluminación de la sala se enciende cuando ocurre una explosión; la vibración y movimiento de las butacas se emplea mientras los protagonistas tienen una persecución; el aire y la niebla recorren la sala para recrear un ambiente de suspenso, además de que se perciben aromas paralelos a la par de la cinta.

UNA TECNOLOGÍA SUPERIOR

Cuando en México se presentó el sonido digital y las pantallas 3D en los cines, hubo una revolución en los espectadores: se creía que no había un paso más, que se había llegado al tope dentro de esta industria.

Pero el 4DX ha llegado y México es el primer país de América que implementa esta tecnología, al contar con una sala de este tipo.

El precio para vivir y sentir una película ronda los 149 pesos.

Estas experiencias cinematográficas son recomendables para personas de cualquier edad y por el momento sólo se pueden disfrutar en una sala cinematográfica de la Ciudad de México, pero para finalizar el año se esperan 11 salas con este formato 4DX en el país.

[email protected]