“La actividad lúdica además de permitirnos acceder de una manera mucho más amable a distintas formas de conocimientos también nos permite desarrollar muchos tipos de habilidades cognitivas, afectivas, pero también tiene la característica de que el juego, igual que cualquier práctica estética permite transformar la tensión; sentimientos de angustia, depresión, aburrimiento, hartazgo, estos a través del juego se pueden canalizar”, dijo en entrevista la maestra Blanca López Pérez, a propósito de las actividades del Librofest Metropolitano 2020.

Previo a abordar la dimensión lúdica de la lectura digital y los videojuegos, la especialista explicó que ahora que estamos encerrados, si bien el impreso y el digital son soportes distintos, la relación que establecen con quien los está leyendo y jugando no es muy distinta, “si lo pensamos bien un videojuego y la literatura tienen una relación mucho más cercana, que el cine, por ejemplo, que te hace ser espectador; al lector, igual que al jugador le estás pidiendo que haga algo, que resuelva e imagine para poder seguir avanzando sobre el soporte”.

Por ello López Pérez pidió experimentar con estas herramientas y acompañar a los hijos, esto es muy importante, pues una de las principales fuerzas que motivan a una persona a la lectura como actividad de esparcimiento, es la práctica en casa, “que se lea algo, sea significativo y lo puedan comentar con sus papás lo vuelve un interés en común que ayuda mucho a la interacción familiar”.

Agregó que tanto un videojuego como literatura digital, pensarlo dicotómicamente en bueno y malo es un error, este se debe pensar por el uso que se le aprende a dar, por ejemplo, el videojuego específicamente es uno de los medios más relevantes del siglo XXI y en consecuencia tiene muchos estigmas encima, pero también no podemos pensarlo desde una perspectiva universal porque hay juegos bien armados, bien hechos, todo dependerá de que aprendamos a consumirlos, distinguirlo y como audiencias pedir calidad.

La literatura electrónica como herramienta

“Esto es educación”, dijo la especialista por eso es importante que se abran foros de discusión como el Librofest, “tenemos algunos años trabajando el tema de literatura electrónica y videojuego como herramienta lúdica, esta ofrece otros soportes para el fenómeno literario, no es que se supere el impreso, no es anacrónico en ningún momento, ni descartable, pero se integra ahora con otros medios y se generan sistemas más complejos como los transmedia, es importante la discusión porque genera respuestas amplias y variadas para distintas audiencias”.

La profesora de la UAM además reflexiona que hay mucha gente que emplea estas herramientas de una manera muy sensata, incluso creativa, el problema no es sobre el uso de las herramientas, sino de la perspectiva pedagógica con la que las estamos abordando. No se trata de descarga de datos para estudiantes, sino de formación de personas y estos son procesos de socialización que van un paso más allá. “Podemos llevar la educación a distancia y en línea hasta cierto nivel de manera eficiente, pero falta todavía ese elemento donde los estudiantes extrañan a los amigos, estar cara a cara con los profesores, es otro tipo de experiencia que juega de manera importante en la formación de una persona en un proceso educativo”.

Terminando la pandemia, la maestra López Pérez asegura que debemos repensar muchas cosas sobre la educación, con un sistema mucho más horizontal que permita a los estudiantes ser más responsables de su proceso, tener más injerencia sobre sus intereses y la formación de su perfil, esto probablemente incremente la complejidad en muchos aspectos, pero permitirá generar más cosas con las diversas herramientas con las que contamos. “Hoy necesitamos perfiles más complejos, independientes, propositivos, autogestivos y autodidactas”.

La especialista concluye que en general el Librofest Metropolitano es un espacio para reflexionar por qué queremos libros, por qué estos materiales son importantes en sus diversas modalidades y por qué tienen sentido, “no podemos tenerlos en un nicho sagrado, se tiene que discutir su pertinencia, cómo se integran con otros medios y trascienden”.

Librofest Metropolitano

El Librofest Metropolitano 2020 se lleva a cabo del 19 al 30 de octubre con un amplio programa de actividades con ponencias que podrán ser consultadas incluso de manera posterior, para más información se puede consultar la página: www.librofest.mx.

“Sería importante invitar a todos aquellos que tienen a cargo una persona más joven en cualquier proceso educativo, que se acerquen al LibroFest Metropolitano 2020, los paneles están disponibles y el catálogo es muy amplio para que se genere un vínculo humano, tanto académico como familiar”, afirma Blanca López Pérez.

nelly.toche@eleconomista.mx