Desde su campaña para presidente municipal en Benito Juárez, Cancún, Gregorio Sánchez Martínez ya era acusado por supuestos nexos con el narcotráfico y el crimen organizado.