Debido a la cercanía del epicentro con la Ciudad de México, el sismo del 19 de septiembre de 2017 afectó torres y cúpulas de varios recintos religiosos. Nuestra Señora de Los Ángeles es uno de los casos más emblemáticos y complejos de ese trágico inventario. 

El proyecto de restauración de esta parroquia, a cargo de la Secretaría de Cultura y del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), con base en la información obtenida mediante escaneos láser, expertos internacionales como Santiago Huerta Fernández, arquitecto de la Universidad Politécnica de Madrid, y el ingeniero Giovanni Cangi, profesor de la Universidad Roma Tre, coincidieron en que la sección que permaneció “está en buenas condiciones y sólo es necesario estabilizarla”.             

Sobre esta propuesta se trabaja actualmente y se diseñan los procedimientos para su ejecución. Sin embargo, esto requerirá una serie de estructuras, al interior y exterior de la iglesia, hechas a la medida para alcanzar el casquete. Una vez colocadas podrán iniciarse los trabajos de consolidación y la restitución de la parte colapsada, se tendrá una nueva cúpula similar a la original, pero con menor peso.

También se evalúa incorporar refuerzos que den estabilidad al edificio. Para ello se requiere analizar el estado del subsuelo y la cimentación, puesto que la iglesia se levantó sobre un terreno fangoso.