Desde julio del 2016 se han registrado en territorio europeo ataques que dibujan un patrón similar, principalmente con la utilización de automóviles. La lista de episodios incluyen a Niza, Londres, Estocolmo, Berlín y París.