¿Qué significa para las personas en México obtener una vacuna? El Consejo de la Comunicación se dio a la tarea de averiguarlo y los resultados fueron alentadores. Pasión, emociones, esperanza, felicidad, volver al trabajo, sonrisas, encuentro, viajes, tranquilidad, ejercicio, futbol, espectáculos, arte, clases; estos fueron algunos de los significados que se encontraron alrededor de esta palabra clave, por eso se creó la campaña #QueLaVacunaNosUna.

“Esto será lo que nos permita recuperar lo perdido”, asegura Salvador Villalobos, presidente del Consejo de la Comunicación, quien platica en entrevista sobre esta campaña que pretende desarrollar confianza en la vacuna entre la población y ampliar la voz de los expertos.

Si bien es cierto que una gran parte de la población (entre un 65 a 75% de acuerdo con la SSA) está a favor de las vacunas, existe un sector que, o no está convencido de los beneficios o no conoce la forma de lograr la inmunización, por eso desde el Consejo se pensó en reafirmar el mensaje. “La idea siempre es desarrollar los grandes temas con campañas, movimientos y esfuerzos para beneficiar diversas causas en nuestro país y sin lugar a duda la causa más importante este año es la vacunación”.

Para ello el Consejo reunió a los expertos más importantes de salud, investigación y específicamente del área de vacunología. En la mesa de trabajo, representando a la Secretaría de Salud está el doctor Ricardo Cortés y también participan Funsalud, la Asociación Mexicana de Vacunología, el Instituto Nacional de Salud Pública, el Centro Nacional de Programas Preventivos y Control de Enfermedades (Cenaprece), la Sociedad Mexicana de Salud Pública y algunos más. “Es una gran mesa de trabajo que participó en el contenido, para saber qué decir y cuándo decirlo, la estrategia está cuidada y respaldada por los expertos”. 

Villalobos agrega que la confianza es el grado máximo de aceptación y reconocimiento, y es lo que se busca en este caso a través de tres grandes campos de acción:

1.-Sensibilización, recordando que gracias a la vacuna, podremos volver a reunirnos con los nuestros y frecuentar los lugares que dejamos de visitar.

2.- Información, sobre los beneficios que implica la vacunación, no solo de salud, también los económicos con la recuperación de fuentes de trabajo y actividades.

3.- Guiar a la población para saber exactamente a dónde y cuándo acudir por la vacuna y los requisitos que hay que seguir.

“Con estos tres campos de acción creemos que vamos a poder lograr que hasta un 80% de la población se quiera vacunar”.

Un aliado clave en la campaña

Hoy sabemos que las redes sociales también juegan un papel muy importante en la comunicación, por eso en esta campaña Facebook será una pieza clave para poder llevar el mensaje a un aproximado de 30 millones de personas en México.

Salomón Woldenberg, gerente de Políticas Públicas en Facebook para México, dijo a El Economista que esperan utilizar su alcance y escala tecnológica para ampliar la voz de los expertos en el mundo y apoyar los esfuerzos de vacunación de los gobiernos. Esto se extiende a más de 170 países y 2 mil millones de personas donde ya se han generado este tipo de alianzas.

Podemos fungir como un megáfono, asegura Woldenberg, “estamos dando un paso importante para que las personas en el país puedan obtener una vacuna rodeados de información veraz y oportuna”. E incluso más allá, pues Facebook se ha propuesto combatir la desinformación o información falsa. 

Desde que inició la pandemia hasta ahora, la plataforma ha eliminado 18 millones de piezas de desinformación, también se ha etiquetado y reducido la visibilidad de 167 millones de afirmaciones falsas sobre COVID-19, estas han sido desacreditadas por la red de socios expertos verificadores de datos.

Además, Facebook ha anunciado que eliminará de sus plataformas nuevas afirmaciones de COVID-19 que han sido desacreditadas o identificadas como dañinas por autoridades globales de salud. “La plataforma ha entendido que puede ser un aliado para la información confiable, por ello ahora realiza estas colaboraciones y actualiza sus políticas”.

Las vacunas contra la COVID-19 son seguras:

  • Las dosis se desarrollaron con base en conocimientos científicos utilizados durante décadas.
  • No son experimentales. Pasaron todas las etapas requeridas de los ensayos clínicos. Las pruebas y los monitoreos exhaustivos han demostrado que estas vacunas son seguras y efectivas.
  • Los estudios han demostrado también que la vacunación proporciona un fuerte refuerzo de protección en personas que se han recuperado de COVID-19.
  • Ninguna de las vacunas contra el padecimiento contiene el virus vivo que causa la COVID-19, así que no es posible que una vacuna  lo enferme de este padecimiento.

La COVID-19 es aún una gran amenaza para las personas que no están vacunadas. La vacunación previene enfermedades graves, hospitalizaciones y muertes, además con la circulación de la variante delta, la necesidad de vacunarse es más urgente.

nelly.toche@eleconomista.mx