De un mar de vestidos negros al discurso de Oprah Winfrey, los momentos más destacados de los Globos de Oro se vieron marcados por un llamado para una mayor igualdad de género.

Un año después de que la política y el ocupante recientemente electo de la Casa Blanca dominaran la conversación, el tono de la 75° edición de los Globos de Oro, apenas hubo mención de esos temas en la ceremonia del domingo.

Este año todo versó sobre la política de género y lógicamente del movimiento #MeToo, que ha sacudido a Hollywood y se ha diseminado en otros sectores con sorprendente velocidad.

Hubo referencias a la desigualdad de salarios y reconocimiento para las mujeres, mientras que la actriz galardonada Frances McDormand dijo que hay “un cambio tectónico” en la estructura de poder de Hollywood. Fue una noche para reflexionar, coronada por el encendido discurso de Oprah Winfrey con el que logró poner a la audiencia de pie y resonar con más fuerza dentro y fuera del hotel Beverly Hilton de Los Ángeles, donde tuvo lugar la velada el domingo 7 de enero.

La estrella polar de Laura Dern

Fue una noche de discursos inusualmente poderosos, ya fueran largos o cortos, que coincidieron elocuentemente con el momento de #MeToo. Uno de ellos llegó por Laura Dern, quien se llevó el galardón a la mejor actriz de reparto en las categorías de televisión por Big Little Lies, una serie que retrata no sólo el abuso sexual sino a un grupo de mujeres que descubre su poder cuando se unen. Al usar su personaje para describir la cultura anterior en la que la gente tenía miedo de hablar, Dern instó a Hollywood a apoyar y emplear a las sobrevivientes que tienen la valentía de denunciar. Y agregó: “Enseñémosle a nuestros niños que hablar, sin miedo a las consecuencias, es nuestra nueva estrella polar en la cultura”.

Oprah domina al público

Pero de entre todos los discursos elocuentes ninguno encendió tanto a los asistentes como el de Winfrey, quien recibió varias ovaciones al advertir no una sino tres veces a los hombres poderosos que abusan de las mujeres que  “¡su tiempo se acabó!”. Terminó su conmovedor discurso de aceptación del premio a la trayectoria Cecil B. DeMille con un llamado para las jóvenes: “Quiero que todas las niñas que nos están viendo aquí y ahora, sepan que un nuevo día está en el horizonte”, dijo. “Y cuando ese nuevo día finalmente amanezca, será porque muchas mujeres magníficas (...) y algunos hombres bastante fenomenales, luchan duro para asegurar que se convertirán en los líderes que nos lleven a un tiempo en el que nadie tenga que decir yo también (me too)”. La directora Ava DuVernay escribió después en Twitter que la sala estaba “todavía vibrando como electricidad por ese discurso”.

Denuncia por desigualdad de salarios

El debate también se ha dado en gran parte para buscar la igualdad de sueldos entre hombres y mujeres, pero Debra Messing y Eva Longoria fueron muy específicas al denunciar a E! Entertainment Television sobre el asunto al hacer entrevistas en la alfombra roja.

Messing hizo una referencia a la reciente salida de E! de la presentadora Catt Sadler, quien dijo que ganaba la mitad de su compañero Jason Kennedy. “Me sorprendió mucho escuchar que E! no cree en pagarle a sus copresentadoras femeninas lo mismo que sus copresentadores masculinos”, dijo. “Extraño a Catt Sadler”.

Sterling K. Brown hace historia

Aunque la mayoría de la charla fue sobre el progreso en la igualdad de género, el actor Sterling K. Brown de This Is Us habló del progreso en otros temas. Se convirtió en el primer hombre negro en ganar un Globo de Oro en la categoría de mejor actor en una serie de drama. Agradeció al creador del programa, Dan Fogelman, por escribir un papel “para un hombre negro que sólo puede ser interpretado por un hombre negro”. Brown dijo sentirse agradecido porque “estoy siendo visto por quien soy y apreciado por quien soy”.