Cada usuario tiene las suyas, algunos blogs hacen listas y recomendaciones para los novatos, lo demás queda para los veteranos de cada red, que deben intervenir cuando alguien inicia una discusión sobre si Facebook va a empezar a cobrar o por qué es mala idea enviar rollos con tuitlong.

Aurelio Asiain, por ejemplo, hizo la más completa (y para algunos polémica) recopilación de lo que debe y no debe hacerse en Twitter. Una lista meticulosa que es lectura obligada para quien se quiera acercar a esta popular red social.

La revista Fast Company en su número de septiembre apunto treinta y seis reglas para redes sociales obtenidas de treinta y seis fuentes distintas. Este ejercicio estaba más dirigido, como la revista que lo publicó, a aquellos empresarios que frente a las redes sociales se preguntaban con qué se come. Sin embargo, me valdré de algunas de ellas para extender la reflexión al nuevo paradigma de las redes sociales virtuales , como señaló uno de mis lectores hace unos días.

Si todo lo que haces es responder a quejas, es todo lo que te van a enviar

Extendible para aquel que sólo responde tuits cuando lo insultan. La mayoría de los ociosos en las redes sociales están buscando interactuar, si la única manera en que interactúas es por la mala, por ahí te buscarán.

Todo mundo responde que no quiere que lo mercadeen. En el fondo no quieren ser sermoneados.

¿Me quieres vender tu producto? ¿Quieres que le ponga atención a tu columna/blog/medio/anuncio/empresa? Quizá la mejor manera es: (1) Ser amable (2) Revisar y cuidar lo que ofreces/compartes/retuiteas (3) No vas a conseguir mi atención gritando, ni saltando en mi pantalla cada dos segundos con la misma cantaleta cansada.

No trates de ser listo, sé listo

La intención no es lo que cuenta en las redes sociales. Todo mundo busca enviar el tuit perfecto, el chiste que se convierte en trend, que recibe 200 retuits, va a tener cien ME GUSTA e invocar seguidores por docenas. Aspirar no es malo, el problema es el sinnúmero de tuits y actualizaciones de estado que circulan cada día buscando eso.

Genios de la comedia moderna como Steve Martin o Conan O’Brian mandan uno al día, y lo piensan bien. Si tuiteas una gracejada, poema, trabalenguas cada cinco minutos, más te vale ser un genio, y hasta a ellos, como al maestro Sheridan, se les va la liebre a veces.

Siempre responde

Esto no quiere decir que alguien deba pasar su día entero respondiendo mensajes e insultos. Particularmente cuando tu TL es invadido por trolls o fans enardecidos por algún comentario. Pero los diálogos que inicias tú, los acercamientos sinceros, las preguntas honestas, merecen una respuesta. Si no puedes hacerlo, mejor apaga tu computadora/celular/tableta y ponte a leer el periódico.

No todo va a funcionar, está bien

O sea, se vale equivocarse. No todos los chistes, mensajes, consejos, ideas, funcionarán igual. Es mejor tomarlo con humor y seguir adelante. Internet tiene la memoria perfecta (nada se borra: NUNCA), pero también recibe la atención más efímera. A lo que sigue.

Si tus fans distribuyen tu contenido sin tu permiso: ofrece ayuda

Las redes sociales no son el sitio para abrazar ideas y mantenerlas secretas. Su tecnología, concepto y funcionamiento están orientados a compartir. Seas una empresa, periodista o un usuario común y corriente, lo que te interesa es que tus ideas lleguen lejos, no controlar cada paso del proceso. Internet está fuera de control por naturaleza.

La gente lucha por su privacidad

Nadie quiere que la foto de sus hijos circule hasta los fumaderos de opio de Bangkok. La privacidad es primero responsabilidad de cada uno, demos entender hasta dónde puede llegar lo que tuiteamos públicamente, pensar antes de actuar nunca fue más apropiado.

Si la Red Social cambia continuamente las reglas de privacidad (ojo Facebook) sus usuarios estarán incómodos. Lo mismo va cuando alguien te comparte un mensaje privado y decides hacerlo público, la privacidad en la red funciona también como gesto de caballerosidad.

Si te aburren los contenidos de las redes sociales es porque estás tratando de recibir más valor del que estás creando.

Los demás no están para entretenerte. O recordando a Kennedy, no preguntes que tiene la red social para mí esta mañana, pregúntate que tienes tú para la red social, y ya que estés en eso…

A la gente sólo le interesa lo que desayunaste si eres una compañía de alimentos

Las redes sociales no son para compartir lo sola y trivial que es tu vida. No están ahí para sustituir las interacciones más elementales. No importa qué tan descompuesto está tu ego, a nadie quiere escuchar a qué hora llegaste, te lavaste los dientes, defecaste, te dormiste. Eso es asunto de tu pareja a lo mucho (y ni siquiera).

Piensa más allá de las medidas de vanidad como el número de seguidores

Esa va para las celebridades mediáticas que se anuncian como desesperadas queriendo ser el número uno, pero también para aquel dispuesto a seguir a alguien, o hacerlo su amigo, a quien sea, con tal de sumar uno más. ¿Has visto cuentas de tuiter con 10569 seguidores que siguen a 10495? Basta hacer la resta para ver su verdadero alcance.

Las redes sociales no funcionan en el vacío

Arma de doble filo. Por más que nos escudemos en el anonimato de un nombre ingenioso o consideremos que lo que pasa en la red se queda en la red, lo cierto es que algunas veces puede tener repercusiones en el mundo real. Pensemos en rumores de fallecimientos, catástrofes o peligros escolares que han provocado pánico en algunos sitios, sea por distracción, información incorrecta o por hacer la bromita . Por otro lado, puede resultar ejemplar cuando difundimos una denuncia, organizamos una protesta o reivindicamos causas que valen la pena.

Si no ves resultados financieros, tiraste tu dinero

Una nota para los que hemos comprado alguna vez publicidad en Facebook.

La gente no quiere comprar donde socializa.

Atención empresas, para vender en Redes Sociales deben abordar el tema desde un ángulo muy distinto. Creando contenido valioso, respondiendo siempre, entendiendo que los dueños de tu marca ahí son los fans no tus abogados, optimizando el contenido, trascendiendo la red y llevando el contacto al mundo del otro lado de la pantalla.

Twitter @rgarciamainou