Hace tiempo me llegó la película Halley por casualidad y sentí que estaba frente a una propuesta interesante en el cine mexicano.

No era una película fácil estilo Hollywood con explosiones, amor y acción; de hecho, es molesta y hasta desesperante ,sobre un ser que se pudre, pero de inmediato me capturó la propuesta del cineasta Sebastián Hofmann.

Después de un tiempo, su nombre comenzó a tener relevancia. A penas hace unos meses Tiempo compartido, su segunda película, ganó como Mejor Guión, en el Sundance Film Festival; además, recibió algunas nominaciones al Ariel y se presenta en varios festivales del mundo actualmente.

En entrevista, Sebastián Hofmann habla de su nueva película que espera que se estrene pronto en nuestro país.

De Halley, un hombre medio zombie, a Tiempo compartido frente al mar hay un gran trecho. ¿Te gustan los extremos?

Son películas muy diferentes, pero considero que la angustia viene del mismo lugar. Halley es muda, muy gráfica y de tres personajes y Tiempo compartido es diferente y espero que se abra más al público.

¿De qué trata tu nueva película?

Todo sucede en un hotel durante la temporada alta y es la historia de un empleado de un hotel que está en crisis con su esposa. De pronto, se encuentran con una familia de turistas que son Luis Gerardo Méndez y Cassandra Ciangherotti, quienes llegan con su hijo menor al hotel y todo sale muy mal cuando se enfrentan a Everfields International, una siniestra administración.

¿Es una comedia o un drama?

Habla un poco sobre los sueños que te venden los tiempos compartidos y un paraíso que no existe. El mensaje espero que sea optimista al final, pero es sobre las relaciones familiares y un poco es una crítica al consumismo, capitalismo y sobre lo que creemos que necesitamos para ser felices.

¿Tiempo compartido es tu película comercial?

No, es más una comedia de situaciones que de pronto ya no es tan chistosa y tiene un humor muy ácido. Creo que hago películas que no son nada fácil y no son parte de la corriente, no son de narco o de amor. Digamos que intervine una película comercial y la risa sale de situaciones extrañas.

Además, Sebastián Hofmann tiene Piano, un estudio creativo, junto a Julio Chavezmontes, donde producen y distribuyen películas: “Vamos a distribuir La daga en el corazón, una coproducción francomexicana que compitió en Cannes, dirigida por Yann González para finales de año y abrimos la compañía hace unos años para fomentar un cine alternativo con un perfil autoral donde, por supuesto, incluimos proyectos mexicanos”.

¿Quién es?

Director, editor y fotógrafo mexicano. Halley, su debut cinematográfico estrenó en el Festival de Sundance, se presentó en más de 70 festivales, ganando 15 premios internacionales, el premio CineVision en el Festival de Munich, Noves Visions en el Festival Sitges y Mejor Película en London East End Film Festival.

Tiempo compartido es su segunda película y obtuvo Mejor Guión en el Festival de Sundance.

vgutierrez@eleconomista.com.mx