Los neutrinos medidos por el experimento OPERA, que sacudió el mundo científico a fines de septiembre, no superaron la velocidad de la luz, según el experimento y los cálculos de Icarus, nombre de otro detector y equipo de físicos diferente a OPERA.

En un comunicado del Centro Europeo de Investigaciones Nucleares (CERN) publicado el viernes, Sergio Bertolucci, director de investigaciones del organismo expresó: La evidencia parece indicar que los resultados de OPERA fueron un artefacto de medición .

A fines de septiembre los expertos del equipo de experimentación Opera anunciaron haber medido neutrinos que recorrieron los 730 km que separan las instalaciones del CERN en Ginebra del laboratorio subterráneo de Gran Sasso (Italia), unos 6 km/s más rápido que la luz, y llegar 60 nanosegundos antes que ella.

La mayoría de los expertos no llegaban a creer que una partícula elemental hubiese podido superar la velocidad de la luz, considerada un límite infranqueable en el teoría de la relatividad general de Albert Einstein, aunque algunos han teorizado desde hace ya mucho tiempo sobre la posibilidad de que existieran partículas que viajaran más rápido que la luz y que tuvieran esa velocidad como límite inferior.

Unos resultados tan sorprendentes que para intentar eliminar una posible fuente de errores, el equipo de OPERA había procedido a pruebas complementarias a fines de octubre, llegando de nuevo a obtener una velocidad de los neutrinos superior a la de la luz.

Icarus es el nombre de otro detector localizado en Gran Sasso, y en él se hicieron experimentos con rayos de neutrinos provenientes del CERN (aunque ligeramente distintos a los de OPERA) a finales de octubre y principios de noviembre.

La forma de medir el tiempo, recuérdese que estamos hablando de diferencias en nanosegundos (milmillonésimas partes de un segundo), también es diferente entre Icarus y OPERA.

De hecho, Icarus es un nuevo detector que permite hacer una precisa reconstrucción de las interacciones de los neutrinos […] A esta técnica ya se le reconoce como la más apropiada para los detectores de grandes volúmenes de neutrinos que se hagan en el futuro , dice Carlo Rubbia, portavoz del experimento y Nobel de Física.

Y Rubbia afirma: Según las medidas de Icarus, la velocidad de los neutrinos no supera la de la luz .

En el comunicado, Bertolucci dice: Hay que ser rigurosos, así que los experimentos de Gran Sasso, (que son) Borexino, Icarus, LVD y OPERA, harán nuevas mediciones de emisiones provenientes del CERN en mayo de este año para darnos un veredicto final .

Bertolucci aclara que cualquiera que sea el resultado final, los responsables del experimento OPERA se han comportado con una perfecta integridad científica al someter sus medidas al escrutinio de otros científicos y llamando a realizar medidas independientes. Así funciona la ciencia .